Caza & Armas
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.



 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  Últimas imágenesÚltimas imágenes  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

 

 Aquellos autobuses de lo ‘libre’

Ir abajo 
5 participantes
AutorMensaje
viti
Administrador
Administrador
viti


Mensajes : 20840
Fecha de inscripción : 19/03/2011
Edad : 57

Aquellos autobuses de lo ‘libre’ Empty
MensajeTema: Aquellos autobuses de lo ‘libre’   Aquellos autobuses de lo ‘libre’ Icon_minitimeMar 07 Feb 2023, 17:50

Aquellos autobuses de lo ‘libre’
Cuando en la década de los 90 me fui a estudiar periodismo a Madrid desde mi Huelva natal, supe que iba a tener que renunciar a la caza, que practicaba todos los fines de semana. En Madrid no conocía a nadie, no tenía amigos y pagar un coto superaba mi presupuesto, así que salvo en vacaciones o algún que otro puente, iba a tener que colgar la escopeta.
Tío Calañas | 03/02/2023

Así fue el primer año, pero como era un yonki de la caza, el segundo año ya empecé a buscar alternativas. No sé cómo me enteré, pero supe que en Madrid había sociedades de cazadores que, a precios muy asequibles, salían a cazar a terrenos libres fuera de la Comunidad de Madrid, porque los que había en Madrid eran zonas pequeñas y estaban muy cazadas.

Me hablaron muy bien de la Sociedad de cazadores El Pilar, denominada así porque sus cazadores vivían principalmente en este barrio de Madrid y precisamente de ahí salía su autobús de cazadores. Me hablaron de un bar de ese barrio, Casa Pepe, donde se reunían los cazadores y allí me fui una tarde, pregunté y enseguida me vi rodeado de cazadores que me acogieron con mucho cariño.

Me apunté a la peña por una cantidad asumible y esperé con ansiedad esa primera salida a lo “libre”. El autobús salía los domingos muy temprano, a las 4 o las 5 de la mañana y en función del destino, generalmente zonas de Castilla-La Mancha o incluso Badajoz. Recuerdo mi primera salida con mucha emoción y ansiedad. Cogí uno de los últimos metros, pues el taxi se salía de mi presupuesto. Cuando llegué al lugar de reunión no había casi nadie, era aún muy pronto, sobre las dos de la madrugada, pero poco a poco fueron llegando algunos cazadores, muchos solos con sus neveras y algunos hasta con perro

Al cabo de un rato llegó el autobús, un autobús normal de línea que la sociedad contrataba. En el ambiente se respiraba mucha emoción y nerviosismo, los cazadores se saludaban y los perros se movían inquietos sabedores de que iban de caza. Pasado un tiempo los cazadores fuimos subiendo al autobús y ocupando los asientos que queríamos. Las cuadrillas se sentaban juntas y los solitarios como yo buscábamos otro compañero para charlar. A los perros sus dueños los iban metiendo en el maletero del autobús y luego se subían al autobús hasta que el presidente anunciaba al conductor que estábamos todos. Este cerraba el maletero, se montaba en su asiento, cerraba las puertas e iniciaba la marcha.

Aquello era una fiesta, todo el mundo hablaba con alguien, algunos se cambiaban de asiento y los menos buscaban el mejor lugar para dormir, pues muchos habían trabajado todo el día y necesitaban echar una cabezadita. La mayoría eran trabajadores de la construcción o profesionales liberales: fontaneros, montadores, mecánicos, incluso había algún que otro cocinero. La edad, entre los 30 y 60 años, aunque también había algún que otro joven como yo con veintipocos años.

Al poco tiempo ya estábamos circulando por alguna autovía y el personal se relajaba, empezaban los primeros ronquidos y la película que el conductor había puesto era sustituida por otra para adultos que traía para la ocasión alguno de los viajeros. De vez en cuando los perros se peleaban, pelea que sofocaban todos los cazadores pateando el suelo con sus pies. También se hacían rifas para mejorar la economía de la peña: una caja de cartuchos, una percha o cualquier pertrecho. Se cogía una baraja y se vendía cada carta a cien pesetas, luego se sacaba otra baraja y una mano inocente sacaba una carta y quien la tuviera se llevaba el premio.


ras 4 o 5 horas el autobús llegaba al cazadero, ya de día, y los cazadores salían en estampida, recogiendo antes su perro y desaparecían. Hay que decir que en esta época, y más cuando años después llegó Tragacete, el Campeonato de España de Caza Menor con Perro que celebraba la Real Federación Española de Caza tenía mucho prestigio y muchos cazadores luchaban por ser el mejor de la peña, porque el mejor, el que más cazara en la temporada, iba después al campeonato provincial de Madrid, luego al interautonómico y finalmente podía conseguir una plaza en el Nacional, que era lo máximo y da una idea del nivel de estos cazadores y de esa final. Pero estos eran los menos, la mayoría íbamos a echar un día de caza sin otra pretensión.

Algunos iban solos, otros en pareja y también se formaban cuadrillas. La mayoría ya conocía el cazadero. Había poca caza, la verdad, pero a mí no me importaba porque estaba acostumbrado a una caza escasa y difícil. Teníamos todo el día para cazar, pero había que estar de vuelta a una hora para volver a Madrid. Muchos cazaban hasta la hora de comer, luego volvían al autobús, sacaban sus cestos y neveras y comían en el campo con tranquilidad. Yo prefería cazar solo, como solía hacerlo, y sabía orientarme. Y cuando me apetecía sacaba mi bocata y comía en cualquier sitio.

Conocer el cazadero era la mejor opción porque a lo mejor conocías un par de hectáreas de olivos y te entretenías con los zorzales, o con los patos en un tramo del río o en la cola de un pequeño pantano. Yo siempre escapé bien, y alguna perdiz o zorzales terminaban colgando de mi percha. Pero lo que más buscaba era perderme por el cazadero y disfrutar del campo y de la caza. Lo necesitada después de pasar una ajetreada semana en Madrid entre metro, clases y estudios. La caza, una vez más, me hacía más llevadera la semana.

Cuando me parecía bien me volvía al autobús, donde todo el mundo te contaba su experiencia y te preguntaba cómo te había ido. Una vez que se comprobaba que estábamos todos, se subían los perros en el maletero, nos montábamos todos y para Madrid. La vuelta era distinta, tras el día de caza, cazadores y perros estaban reventados y en el autobús reinaba un silencio sepulcral, los perros ya no se peleaban y de muchos asientos sólo salían sonoros ronquidos. Ya nadie prestaba atención a la película por interesante que fuera porque a la vuelta reinaba Morfeo.

espués de varias horas llegábamos de nuevo al barrio del Pilar donde esperaban hijos, esposas y novias. Todos nos despedíamos hasta el domingo siguiente. Las peñas también hacían campeonatos de palomas a brazo, recorridos de caza y compack y otras disciplinas y celebraban una cena de hermandad a la que acudían también familiares y amigos y se entregaban galardones a los primeros clasificados de las distintas competiciones, siendo el galardón estrella quien más había cazado en las salidas domingueras.

Con el paso del tiempo las autonomías fueron prohibiendo cazar en sus terrenos libres, los socios se fueron buscando sus cotos y estas sociedades fueron desapareciendo. Pero yo recuerdo esa época con mucho cariño porque aunque no había mucha caza, el compañerismo era magnífico y la caza no podía ser más auténtica y salvaje.

Aquellos autobuses de lo ‘libre’ [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

_________________
EL PEOR ENEMIGO DE UN ARMA ES EL OXIDO Y LOS POLITICOS
TU ODIAS A ESPAÑA YO A TU PUTA MADRE¡¡¡¡¡¡
[size=10]


17-06-2014  D. DIEGO GODOY HORRILLO D.E.P
14-12-2020  D.  ENRIQUE CASTRO  -  BILOAYE D.E.P
25-4-2021    D. JAVIER PORTELA -- HOLLAND D.E.P
31-10-2023  D. JOSE RAMON SAN MARTIN -- EL NAVAJO D.E.P

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

NO OS OLVIDAMOS

A EBP y a Jager les gusta esta publicaciòn

Volver arriba Ir abajo
https://www.cazayarmas.org
Bardenas Reales

8ª
Bardenas Reales


Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 30/04/2022
Edad : 65

Aquellos autobuses de lo ‘libre’ Empty
MensajeTema: Re: Aquellos autobuses de lo ‘libre’   Aquellos autobuses de lo ‘libre’ Icon_minitimeMiér 08 Feb 2023, 15:47

Bonito relato.
Ayer hablamos un amigo cazador y yo sobre tiempos pasados.
Los que tenemos años recordamos, que en Bardenas se cazaba todo, liebre, conejo, perdiz, becada, paloma y sin cupo desde el día el Pilar hasta el último domingo de Febrero.
Quedaba el mes de marzo para las anatidas.
Recuerdo, que cuando ni mi pueblo ni los alrededores tenían cotos venían a la codorniz un montón de vascos a cazar y yo mismo ir a Soria a cazarlas.
El egoísmo y el dinero convirtió la caza en un negocio y así nos va.

Que tiempos aquellos en que todo era libre y muchísimo menos complicado en todos los sentidos tanto burocrático como social.

A BBF y a TxemaLazk les gusta esta publicaciòn

Volver arriba Ir abajo
Asterix
00
00
Asterix


Mensajes : 2622
Fecha de inscripción : 21/12/2012
Edad : 75

Aquellos autobuses de lo ‘libre’ Empty
MensajeTema: Re: Aquellos autobuses de lo ‘libre’   Aquellos autobuses de lo ‘libre’ Icon_minitimeMiér 08 Feb 2023, 18:05

Buenas tardes.
Por cosas de la edad tuve que convivir con esos autobuses de lo libre, concretamente, ese primer día de apertura de veda en La Mancha, zona Santa Cruz de Mudela dirección Valdepeñas, llegaban varios autobuses desde Madrid que vomitaban centenares de personas, armadas con escopetas y algunos perros y, dentro de que era su derecho, se daba más parecido a las invasiones de Atila al imperio romano.
Ningún terreno cinegético era capaz de soportar semejante presión, perdices y liebres eran masacradas sin misericordia y el terreno devastado. Aquellas experiencias me asquearon de tal forma que, para mí, no hizo falta que prohibieran la caza en los terrenos libres, dejé de salir.
No pretendo molestar a nadie, sólo relatar mis vivencias y su repercusión en la población animal en la zona.
Salud.

A Flo le gusta esta publicaciòn

Volver arriba Ir abajo
Bardenas Reales

8ª
Bardenas Reales


Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 30/04/2022
Edad : 65

Aquellos autobuses de lo ‘libre’ Empty
MensajeTema: Re: Aquellos autobuses de lo ‘libre’   Aquellos autobuses de lo ‘libre’ Icon_minitimeMiér 08 Feb 2023, 18:32

Comparto tu visión de la sobreexplotacion de determinados territorios
La cuestión es, que es más fácil prohibir que gestionar bien. Las administraciones van siempre a lo fácil.
Depredadores en la caza, hay los ha habido y los habrá. Que quede claro que no estoy en contra de cupos y medidas que ayuden a la sostener el equilibrio en la caza.
Los cambios, tanto en la agricultura como en la forma de gestionar el entorno, casi siempre ayudan poco o nada a las especies de caza.
Yo me refería más a que todo ahora es más encorsetado y burocrático.
O tienes la suerte de nacer en un lugar con buen coto o tienes buena cartera, a eso me refiero yo.

A BBF le gusta esta publicaciòn

Volver arriba Ir abajo
Asterix
00
00
Asterix


Mensajes : 2622
Fecha de inscripción : 21/12/2012
Edad : 75

Aquellos autobuses de lo ‘libre’ Empty
MensajeTema: Re: Aquellos autobuses de lo ‘libre’   Aquellos autobuses de lo ‘libre’ Icon_minitimeMiér 08 Feb 2023, 20:53

O tienes la suerte de nacer en un lugar con buen coto o tienes buena cartera, a eso me refiero yo.
Así es, compañero.
Volver arriba Ir abajo
xileF
10ª
10ª



Mensajes : 80
Fecha de inscripción : 07/11/2022
Edad : 58

Aquellos autobuses de lo ‘libre’ Empty
MensajeTema: Re: Aquellos autobuses de lo ‘libre’   Aquellos autobuses de lo ‘libre’ Icon_minitimeJue 09 Feb 2023, 18:13

Yo también vi esos autobuses que llegaban algunos domingos por mi tierra (Estos venian de Salamanca) y la verdad es que las perdices según decía mi padre fueron desapareciendo lo mismo las liebres que desaparecieron por completo.
Era mucha presión en un pequeño pueblo donde avía pocos cazadores que cazaban poco y no tenían perros de caza, los que llegaba venían con buenos perros decía mi padre, se paran ante la perdiz y espera a que se acerque el amo y la pobre no tiene oportunidad de escapar.
El que iba con su chucho que usaba para el ganado y para la caza, que las corría en cuanto las olfateaba y no sabía pararse.
Supongo que ni todo reservado para unos pocos ni la invasión de un autobús completo de cazadores, lo mejor sería un término medio y como mucho ablanos en este foro, una correcta regulación, no prohibición, para mantener un equilibrio
saludos
Volver arriba Ir abajo
Xoshe

8ª



Mensajes : 295
Fecha de inscripción : 05/09/2016

Aquellos autobuses de lo ‘libre’ Empty
MensajeTema: Re: Aquellos autobuses de lo ‘libre’   Aquellos autobuses de lo ‘libre’ Icon_minitimeMiér 22 Feb 2023, 09:16

viti escribió:
Aquellos autobuses de lo ‘libre’
Cuando en la década de los 90 me fui a estudiar periodismo a Madrid desde mi Huelva natal, supe que iba a tener que renunciar a la caza, que practicaba todos los fines de semana. En Madrid no conocía a nadie, no tenía amigos y pagar un coto superaba mi presupuesto, así que salvo en vacaciones o algún que otro puente, iba a tener que colgar la escopeta.
Tío Calañas  |  03/02/2023

Así fue el primer año, pero como era un yonki de la caza, el segundo año ya empecé a buscar alternativas. No sé cómo me enteré, pero supe que en Madrid había sociedades de cazadores que, a precios muy asequibles, salían a cazar a terrenos libres fuera de la Comunidad de Madrid, porque los que había en Madrid eran zonas pequeñas y estaban muy cazadas.

Me hablaron muy bien de la Sociedad de cazadores El Pilar, denominada así porque sus cazadores vivían principalmente en este barrio de Madrid y precisamente de ahí salía su autobús de cazadores. Me hablaron de un bar de ese barrio, Casa Pepe, donde se reunían los cazadores y allí me fui una tarde, pregunté y enseguida me vi rodeado de cazadores que me acogieron con mucho cariño.

Me apunté a la peña por una cantidad asumible y esperé con ansiedad esa primera salida a lo “libre”. El autobús salía los domingos muy temprano, a las 4 o las 5 de la mañana y en función del destino, generalmente zonas de Castilla-La Mancha o incluso Badajoz. Recuerdo mi primera salida con mucha emoción y ansiedad. Cogí uno de los últimos metros, pues el taxi se salía de mi presupuesto. Cuando llegué al lugar de reunión no había casi nadie, era aún muy pronto, sobre las dos de la madrugada, pero poco a poco fueron llegando algunos cazadores, muchos solos con sus neveras y algunos hasta con perro

Al cabo de un rato llegó el autobús, un autobús normal de línea que la sociedad contrataba. En el ambiente se respiraba mucha emoción y nerviosismo, los cazadores se saludaban y los perros se movían inquietos sabedores de que iban de caza. Pasado un tiempo los cazadores fuimos subiendo al autobús y ocupando los asientos que queríamos. Las cuadrillas se sentaban juntas y los solitarios como yo buscábamos otro compañero para charlar. A los perros sus dueños los iban metiendo en el maletero del autobús y luego se subían al autobús hasta que el presidente anunciaba al conductor que estábamos todos. Este cerraba el maletero, se montaba en su asiento, cerraba las puertas e iniciaba la marcha.

Aquello era una fiesta, todo el mundo hablaba con alguien, algunos se cambiaban de asiento y los menos buscaban el mejor lugar para dormir, pues muchos habían trabajado todo el día y necesitaban echar una cabezadita. La mayoría eran trabajadores de la construcción o profesionales liberales: fontaneros, montadores, mecánicos, incluso había algún que otro cocinero. La edad, entre los 30 y 60 años, aunque también había algún que otro joven como yo con veintipocos años.

Al poco tiempo ya estábamos circulando por alguna autovía y el personal se relajaba, empezaban los primeros ronquidos y la película que el conductor había puesto era sustituida por otra para adultos que traía para la ocasión alguno de los viajeros. De vez en cuando los perros se peleaban, pelea que sofocaban todos los cazadores pateando el suelo con sus pies. También se hacían rifas para mejorar la economía de la peña: una caja de cartuchos, una percha o cualquier pertrecho. Se cogía una baraja y se vendía cada carta a cien pesetas, luego se sacaba otra baraja y una mano inocente sacaba una carta y quien la tuviera se llevaba el premio.


ras 4 o 5 horas el autobús llegaba al cazadero, ya de día, y los cazadores salían en estampida, recogiendo antes su perro y desaparecían. Hay que decir que en esta época, y más cuando años después llegó Tragacete, el Campeonato de España de Caza Menor con Perro que celebraba la Real Federación Española de Caza tenía mucho prestigio y muchos cazadores luchaban por ser el mejor de la peña, porque el mejor, el que más cazara en la temporada, iba después al campeonato provincial de Madrid, luego al interautonómico y finalmente podía conseguir una plaza en el Nacional, que era lo máximo y da una idea del nivel de estos cazadores y de esa final. Pero estos eran los menos, la mayoría íbamos a echar un día de caza sin otra pretensión.

Algunos iban solos, otros en pareja y también se formaban cuadrillas. La mayoría ya conocía el cazadero. Había poca caza, la verdad, pero a mí no me importaba porque estaba acostumbrado a una caza escasa y difícil. Teníamos todo el día para cazar, pero había que estar de vuelta a una hora para volver a Madrid. Muchos cazaban hasta la hora de comer, luego volvían al autobús, sacaban sus cestos y neveras y comían en el campo con tranquilidad. Yo prefería cazar solo, como solía hacerlo, y sabía orientarme. Y cuando me apetecía sacaba mi bocata y comía en cualquier sitio.

Conocer el cazadero era la mejor opción porque a lo mejor conocías un par de hectáreas de olivos y te entretenías con los zorzales, o con los patos en un tramo del río o en la cola de un pequeño pantano. Yo siempre escapé bien, y alguna perdiz o zorzales terminaban colgando de mi percha. Pero lo que más buscaba era perderme por el cazadero y disfrutar del campo y de la caza. Lo necesitada después de pasar una ajetreada semana en Madrid entre metro, clases y estudios. La caza, una vez más, me hacía más llevadera la semana.

Cuando me parecía bien me volvía al autobús, donde todo el mundo te contaba su experiencia y te preguntaba cómo te había ido. Una vez que se comprobaba que estábamos todos, se subían los perros en el maletero, nos montábamos todos y para Madrid. La vuelta era distinta, tras el día de caza, cazadores y perros estaban reventados y en el autobús reinaba un silencio sepulcral, los perros ya no se peleaban y de muchos asientos sólo salían sonoros ronquidos. Ya nadie prestaba atención a la película por interesante que fuera porque a la vuelta reinaba Morfeo.

espués de varias horas llegábamos de nuevo al barrio del Pilar donde esperaban hijos, esposas y novias. Todos nos despedíamos hasta el domingo siguiente. Las peñas también hacían campeonatos de palomas a brazo, recorridos de caza y compack y otras disciplinas y celebraban una cena de hermandad a la que acudían también familiares y amigos y se entregaban galardones a los primeros clasificados de las distintas competiciones, siendo el galardón estrella quien más había cazado en las salidas domingueras.

Con el paso del tiempo las autonomías fueron prohibiendo cazar en sus terrenos libres, los socios se fueron buscando sus cotos y estas sociedades fueron desapareciendo. Pero yo recuerdo esa época con mucho cariño porque aunque no había mucha caza, el compañerismo era magnífico y la caza no podía ser más auténtica y salvaje.

Aquellos autobuses de lo ‘libre’ [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Muchas gracias por compartir ese recuerdo. No conocí yo esas alegrías, ocupado como estaba en estudiar sin pausa por razones personales. Lo que si me contó algún viejo del lugar es que después de la guerra se hacían monterías en Pozuelo a 25 pts el puesto. Lo que cuentas de Madrid era lo regular. Había todavía terrenos libres. Yo mismo, a las puertas de un lugar tan poblado como Bilbao, veía cazar codorniz sin perro, que ya es mérito. Cinco o seis por tarde caían. Mi tio hacía aguardos de becada al lado de la pista de aterrizaje de Sondika. Y en algún regato de por allí había peces pequeños comestibles (bermejuelas). Se cazaba parando el coche en un descampado. Provincia de Burgos. En fin, nuestra generación ha visto el paso de esa España, casi paleolítica, a esta otra. Digo lo de paleo porque en Alemania la caza libre, heredera del derecho romano, desapareció tras la revolución de 1848.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado





Aquellos autobuses de lo ‘libre’ Empty
MensajeTema: Re: Aquellos autobuses de lo ‘libre’   Aquellos autobuses de lo ‘libre’ Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 
Aquellos autobuses de lo ‘libre’
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» AQUELLOS MARAVILLOSOS 17 AÑOS. COOPER - FOTOGRAFIA 1
» Dos galgueros dedican su tiempo libre a salvar liebres enfermas de mixomatosis
» Perdigón libre de plomo
» BALAS LIBRE DE PLOMO
» CALCULAR EL VUELO LIBRE DE UN RIFLE

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Caza & Armas :: Aquellos autobuses de lo ‘libre’ Zzzzzz12 GENERAL :: Noticias-
Cambiar a: