Caza & Armas
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.



 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  Últimas imágenesÚltimas imágenes  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

 

 Un vídeo de la vieja escuela.

Ir abajo 
+2
Santi
BBF
6 participantes
AutorMensaje
BBF
Moderador
Moderador
BBF


Mensajes : 2449
Fecha de inscripción : 25/11/2019

Un vídeo de la vieja escuela. Empty
MensajeTema: Un vídeo de la vieja escuela.   Un vídeo de la vieja escuela. Icon_minitimeDom 04 Sep 2022, 18:35

Recargando cartuchos de escopeta a la vieja usanza ¿Que tiempos!!!




¡Cómo han cambiado las cosas!!!

Saludos

A MELENAS65 le gusta esta publicaciòn

Volver arriba Ir abajo
Santi
Moderador
Moderador
Santi


Mensajes : 1341
Fecha de inscripción : 07/01/2014

Un vídeo de la vieja escuela. Empty
MensajeTema: Re: Un vídeo de la vieja escuela.   Un vídeo de la vieja escuela. Icon_minitimeDom 04 Sep 2022, 18:38

Que le cuenten al paisano que si grains, oales y demás! Muy chulo el video! Los reclamos muy 🔝!

Un vídeo de la vieja escuela. 1808262541 Un vídeo de la vieja escuela. 1808262541 Un vídeo de la vieja escuela. 1808262541

A MELENAS65 le gusta esta publicaciòn

Volver arriba Ir abajo
JM Palacios Iriarte

9ª



Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 05/08/2013
Edad : 81

Un vídeo de la vieja escuela. Empty
MensajeTema: Re: Un vídeo de la vieja escuela.   Un vídeo de la vieja escuela. Icon_minitimeMar 06 Sep 2022, 11:03

Viendo este vídeo, en el que D. Hilario se fabrica a estas alturas de su vida, su propia munición, me vuelve a la mente el recuerdo del relato que, allá por Septiembre de 2013, narré en este mismo foro, sobre "El abuelo Victoriano".
Las escenas que se ven en el vídeo, las describí en aquel relato, ocurridas sobre 1925, entre mi abuelo Victoriano y su hijo, que a partir de 1942, fue mi padre.
Después, y sobre finales de los años 50, yo las volví a vivir con mi padre, lo mismo que él, las vivió con el suyo.
Y hoy, más de 60 años después, en este estupendo vídeo se las veo realizar a D. Hilario con la misma habilidad y destreza que lo hacía mi padre.
Conservo aún, en una maletica vieja, no muy grande, de madera, bien colocados, ordenados y en el mismo estado de conservación que mi padre los dejó, no perfectos por el uso que de ellos hizo durante al menos 50 años, pero si perfectamente en estado útil como para poder retomar la faena para las que fueron diseñadas y concebidas.
En varias bolsitas de tela confeccionadas por mi madre con retales, y por calibres, hay perdigones de mostacilla para los pajaricos - entonces no estaba prohibida su caza, ni siquiera la de los gorriones -, de sexta para la caza menor, que, según me decía mi padre, siempre le había oído al suyo, a partir de las primeras lluvias otoñales, había que tirar con quinta, porque tanto la piel, como la propia musculatura de las distintas especies, se endurecía.
Mi padre creía a pie juntillas al suyo, y yo, naturalmente, también al mío.
En una cajita de tarjetas de visita, quedan como una docena de postas, que mi padre hizo con el plomo que se subía de los vagones (mi padre fue ferroviario), ya desprecintados para entregar la mercancía a su dueño. Esos precintos ya no servían para ser reutilizados, así que, cuando reunía una cantidad aceptable, los fundía en un cazo pequeño de hierro que había en casa, y que vaya usted a saber de dónde había salido.
Con una especie de cucharilla muy cerrada, una vez fundido el plomo de los marchamos, iba girando hasta conseguir una especie de bola, muy similar a una posta. Cuando le parecía, cargaba con ellas un par de cartuchos que siempre llevaba en un extremo de la canana, por si, cuando cazaba lo de Genaro, que lindaba con el Monte de El Pardo, se hubiera caído un trozo de muro por el efecto de las lluvias, y por esa brecha, se habría podido salir del Monte algún cochino, venao o gamo.
Había que andar con tiento, porque la valla era, y sigue siendo, de mampostería de un par de metros de altura y no menos de medio metro de grosor, porque si no se había salido ninguna res, había que asomarse con mucho cuidado, y si había algún animal próximo a la valla..., escopetazo, que había que procurar que fuera certero, para que no se fuera herido a morir monte adentro, y sacarlo con la mayor rapidez posible.
Alguna vez, si no había boquete en el muro, había que tirar por encima de él. Al efecto, ya estaban colocadas y preparada unas cuantas piedras de buen tamaño para poder asomar, al menos, hasta la altura del hombro, para poder disparar de forma medianamente cómoda.
Entonces era más complicado. Había que saltar la valla para entrar en el Monte y costaba un triunfo, echar la res por encima del muro para sacarlo del Monte, y esconderlo en cualquier barranco próximo. A la caída de la tarde, se tenía que recurrir al tío Colilla, para que te echase una mano con la borrica que tenía, e ir a recogerlo, a cambio de una buena tajada de la res, y todo el mundo contento.
Hay también en esa maletica, todas las herramientas que utiliza D. Hilario en el vídeo. La lata de pólvora, generalmente negra, que era más barata, aunque al disparar te pegara un meneo en el hombro que te echaba para atrás. La maquinilla para poner el pistón, una lata pequeña, en la que aún quedan 12 o 14 pistones. Otra máquina para rebordear los cartuchos una vez cargados, de cartón, naturalmente. El plástico aún no se había inventado.
Una colección de culatines recortados de cartuchos del 12, con distintas alturas, que servían de medida para la cantidad de pólvora, la porción correspondiente de perdigones según el calibre.
Otra caja un poco mayor, contiene tacos de diferentes grosores. Para atacarlos y apretarlos bien, se había procurado de una rama recta de encina, un taco de unos 25 cm. de longitud, que lógicamente ya está más seca y más dura que si fuera metálica. Fue rebajándola poco a poco con la navaja, hasta que conseguía el mismo diámetro del cartucho, de forma que allí dentro no se movía perdigón, ni siquiera una miajita de pólvora.
Completa la maleta de los artilugios cinegéticos, una baqueta de lana entrelazada con un alambre retorcida, que una vez enroscados los tres tramos, alcanzaba el metro de longitud, incluido el mango de madera, para limpiar los cañones antes de guardar la escopeta al finalizar la temporada, y una latilla de aceite de marca Singer, que compartía con mi madre, mejor dicho, mi madre con él, la una para engrasar la máquina de coser, y el otro, las escopetas.
A mí, solo me dejaba estar a su lado cuando manipulaba pólvora, perdigones y pistones, y acercarle lo que me pidiera: la caja de los pistones, la lata de la pólvora, cualquier medida, la bolsa de los perdigones que necesitara..., “porque las cosas de las escopetas y los cartuchos, solo las podían tocar los mayores”, me solía decir. Con estar a su lado, ver lo que él hacía, y ayudarle, ya me daba por yo satisfecho, y me sentía de lo más útil.

Todo ese material, mi padre lo traía de la armería que su amigo Gabino Ansorena, tenía en la Cuesta de Santo Domingo, en Madrid. Cuando yo ya tuve quince años, ya me dejaba ir a mí solo a Madrid en el tren, a hacer ciertos recados, entre ellos, ir con una lista que me confeccionaba a ver a su amigo Gabino, para volver cargado con el morral que utilizaba para ir de caza. Entonces no había mochilas de marca, ni bolsas de rafia o material similar, de supermercados que te facilitan los actuales.

— Dile a Gabino, que ya pasaré yo a pagarle — me solía decir mi padre.

A mi aquello me avergonzaba. Comprar a fiado. Pero la confianza y la amistad entre ellos, era tal, que nunca tuvieron el más mínimo roce al respecto.

Nunca supe, si mi padre no me daba el dinero por temor a que lo perdiera, a que me lo robaran en el tranvía – en aquellos años los carteristas abundaban en metro y tranvías, y, eran finos como el coral; las necesidades eran muchas, y había que aguzar el ingenio -- , o sencillamente a que me lo gastara en algún tebeo o en algún cigarro (entonces te vendían la señoras los cigarros por unidades; se colocaban estratégicamente en plena calle, con sus cestas planas y sus banquetas en sitios muy transitados, y te vendían toda clase de chucherías). En cualquier caso, mi ego se veía engrosado, porque ello significaba que mi padre, ya me iba considerando mayor…

Lo que ya no pudo guardar en la famosa maleta, fueron las habilidades que tenía, como D. Hilario demuestra en el vídeo, para imitar el chillo del conejo y atraer a algún zorro, para después curtir la piel y vendérsela a algún peletero en Madrid. La trompetilla con la que imitaba la berrea del venao o la ronca del gamo, las fabricaba, como D. Hilario, con tallos de hortalizas que obtenía del huerto de su amigo Emilio, “el troncho”, y, que en cuanto se ajaban, había que sustituirlas porque dejaban de ser eficaces.


— — — — — — — — — — —


Todos estos recuerdos me ha traído el vídeo de D. Hilario. Y he vuelto a abrir aquella maleta, para volver a contemplar todos aquellos archiperres cinegéticos, que siguen tal cual yo los recibí.

Yo estoy seguro que, los cazadores menores de 50 años, si no han tenido la suerte de tener un padre, al que hayan visto hacer lo que yo al mío, o a través de un vídeo como el que nos muestra D. Hilario, ni se les pasa por la imaginación lo que antaño se hacía, en los pueblos sobre todo, para poder cazar sin que el cazador causara un quebranto económico en la familia.

Batallitas de abuelo….



A Pizarro, Jager, BBF y a MELENAS65 les gusta esta publicaciòn

Volver arriba Ir abajo
Beltenebros
00
00
Beltenebros


Mensajes : 2975
Fecha de inscripción : 23/01/2012

Un vídeo de la vieja escuela. Empty
MensajeTema: Re: Un vídeo de la vieja escuela.   Un vídeo de la vieja escuela. Icon_minitimeMar 06 Sep 2022, 12:34

JM Palacios Iriarte escribió:
Batallitas de abuelo….

Que da gusto leer.
Como lo que sigue de Luis Berenguer, que no me resisto a transcribir:

"...Lo malo del cartucho disparado es que queda con el mixto hueco y, si no hay cuartos para comprar una caja, hay que volverlo a recargar.
Se saca la cazoleta del yunque, con un clavito, se recuece para que no esté agria; se va a la botica por espíritu y a la ferretería de Daniel por triquitraque y, con triquitraque disuelto en espíritu, se llena la cazoleta hasta arriba porque el espíritu se va y el triquitraque se queda pegado al culote.
Es muy trabajoso y, a veces, la fortaleza del triquitraque, de suyo, o por un golpe, da unos crujidos que parece el trueno....
...La pólvora que nosotros usamos es como la que metían en los cañones de donde yo hice la mili. Le dicen macarrón o pólvora de barra, porque es talmente como las varas que tienen florón en la anea y del mismo color. La de escopeta no es así, sino menudita, como ceniza de cigarro. Padre se traía esas varitas de San Fernando, las rascaba con un cristal para sacarle viruta, luego majaba la viruta con las manos para hacerla polvo. Si no se hace así no se puede tirar en la escopeta.
La pólvora que venden allí es la que se pone vieja y le entran sudores....
...Con el mixto puesto en el cartucho, se echa la pólvora molida que cabe en el culote de un cartucho reforzado, encima se le pone una tapilla de cartón, luego un taco y encima la munición que sea, o plomo conejero, o balo o posta.
El taco que viene de la fábrica es de fieltro o de corcho, pero el corcho es malo porque se le va la fuerza al tiro. Nosotros lo hacemos con serrín, atacándolo dentro del cartucho hasta que se hace duro....
...Se echa plomo en una sartén puesta en el anafe con carbón del que lleva el tren. Cuando el plomo se hace gachas, se echa piedra de amoniaco y, si azulea, es que está bien caliente. Entonces se vierte el caldo en un cajillo que lleva un mango labradito como una tabla de lavar la ropa. El cajillo lleva una baraja ensebada y llena de alfilerazos por don de chorrea el plomo. Si le arriman viaje al mango con un pailtroque, los chorros de plomo derretido se cortan, y si caen de lo alto en un barreño de agua, salen perdigones redonditos...

A BBF le gusta esta publicaciòn

Volver arriba Ir abajo
Pizarro
Administrador
Administrador
Pizarro


Mensajes : 5947
Fecha de inscripción : 18/04/2011

Un vídeo de la vieja escuela. Empty
MensajeTema: Re: Un vídeo de la vieja escuela.   Un vídeo de la vieja escuela. Icon_minitimeMar 06 Sep 2022, 13:05

Yo también conocí a un Hilario Artigas, amigo de mi abuelo materno, que recargaba para los dos y alguno más de grupo habitual de caza.

_________________
"Papá he oido un crac..."

Un saludo

C.G.LL.
Volver arriba Ir abajo
Jager
Moderador
Moderador



Mensajes : 3357
Fecha de inscripción : 19/01/2012
Edad : 64

Un vídeo de la vieja escuela. Empty
MensajeTema: Re: Un vídeo de la vieja escuela.   Un vídeo de la vieja escuela. Icon_minitimeMar 06 Sep 2022, 19:20

Beltenebros escribió:
JM Palacios Iriarte escribió:
Batallitas de abuelo….

Que da gusto leer.
Como lo que sigue de Luis Berenguer, que no me resisto a transcribir:

"...Lo malo del cartucho disparado es que queda con el mixto hueco y, si no hay cuartos para comprar una caja, hay que volverlo a recargar.
Se saca la cazoleta del yunque, con un clavito, se recuece para que no esté agria; se va a la botica por espíritu y a la ferretería de Daniel por triquitraque y, con triquitraque disuelto en espíritu, se llena la cazoleta hasta arriba porque el espíritu se va y el triquitraque se queda pegado al culote.
Es muy trabajoso y, a veces, la fortaleza del triquitraque, de suyo, o por un golpe, da unos crujidos que parece el trueno....
...La pólvora que nosotros usamos es como la que metían en los cañones de donde yo hice la mili. Le dicen macarrón o pólvora de barra, porque es talmente como las varas que tienen florón en la anea y del mismo color. La de escopeta no es así, sino menudita, como ceniza de cigarro. Padre se traía esas varitas de San Fernando, las rascaba con un cristal para sacarle viruta, luego majaba la viruta con las manos para hacerla polvo. Si no se hace así no se puede tirar en la escopeta.
La pólvora que venden allí es la que se pone vieja y le entran sudores....
...Con el mixto puesto en el cartucho, se echa la pólvora molida que cabe en el culote de un cartucho reforzado, encima se le pone una tapilla de cartón, luego un taco y encima la munición que sea, o plomo conejero, o balo o posta.
El taco que viene de la fábrica es de fieltro o de corcho, pero el corcho es malo porque se le va la fuerza al tiro. Nosotros lo hacemos con serrín, atacándolo dentro del cartucho hasta que se hace duro....
...Se echa plomo en una sartén puesta en el anafe con carbón del que lleva el tren. Cuando el plomo se hace gachas, se echa piedra de amoniaco y, si azulea, es que está bien caliente. Entonces se vierte el caldo en un cajillo que lleva un mango labradito como una tabla de lavar la ropa. El cajillo lleva una baraja ensebada y llena de alfilerazos por don de chorrea el plomo. Si le arriman viaje al mango con un pailtroque, los chorros de plomo derretido se cortan, y si caen de lo alto en un barreño de agua, salen perdigones redonditos...

El inolvidable y entrañable Juan Lobón.



Volver arriba Ir abajo
Jager
Moderador
Moderador



Mensajes : 3357
Fecha de inscripción : 19/01/2012
Edad : 64

Un vídeo de la vieja escuela. Empty
MensajeTema: Re: Un vídeo de la vieja escuela.   Un vídeo de la vieja escuela. Icon_minitimeMar 06 Sep 2022, 19:38

Pizarro escribió:
Yo también conocí a un Hilario Artigas, amigo de mi abuelo materno, que recargaba para los dos y alguno más de grupo habitual de caza.

Sin ánimo de aguar la fiesta, no dudo que el señor Hilario cargara centenares de cartuchos de perdigón, se le ve puesto y lo hace bien, postas seguramente también bastantes ya que era la medicina habitual contra la caza mayor, pero balas, o cargó poquísimas o tuvo mucha suerte para poder seguir integro y llegar a hacer el video.

A modo de advertencia y por si a alguien se le ocurre remedar al señor Hilario y cargar alguna bala tal y como sale en el vídeo, solo advertir que jamás, o sea, nunca, se debe poner tapilla de cartón para cerrar y rebordear sobre un proyectil único (bala), en un cartucho de escopeta (semimetálico) sea este esférico o cilíndrico.

El motivo no es otro que cuando el proyectil recibe el empuje inicial de los gases y se inicia el movimiento podría desplazar hacia un lado la tapilla de cartón y esta se vería aprisionada entre el proyectil y la vaina del cartucho y/o recámara, provocando una sobrepresión muy peligrosa, sobre todo en escopetas antiguas que tengan los cañones en no muy buen estado.

Nunca veréis ningún fabricante que cierre las balas de escopeta con tapilla, solamente recuerdo las antiguas MG Blindadas que llevaban un anillo hueco de plástico sujetando la punta del proyectil y servía para centrarlo y sujetarlo, ya que la zona delantera era de menor calibre, sin embargo este plástico se fragmentaba y se pulverizaba fácilmente con un impacto fuerte.

Por lo demás....... muy bonito y emotivo el vídeo........




Volver arriba Ir abajo
Pizarro
Administrador
Administrador
Pizarro


Mensajes : 5947
Fecha de inscripción : 18/04/2011

Un vídeo de la vieja escuela. Empty
MensajeTema: Re: Un vídeo de la vieja escuela.   Un vídeo de la vieja escuela. Icon_minitimeMar 06 Sep 2022, 20:09

Jager escribió:
Pizarro escribió:
Yo también conocí a un Hilario Artigas, amigo de mi abuelo materno, que recargaba para los dos y alguno más de grupo habitual de caza.

Sin ánimo de aguar la fiesta, no dudo que el señor Hilario cargara centenares de cartuchos de perdigón, se le ve puesto y lo hace bien, postas seguramente también bastantes ya que era la medicina habitual contra la caza mayor, pero balas, o cargó poquísimas o tuvo mucha suerte para poder seguir integro y llegar a hacer el video.

A modo de advertencia y por si a alguien se le ocurre remedar al señor Hilario y cargar alguna bala tal y como sale en el vídeo, solo advertir que jamás, o sea, nunca, se debe poner tapilla de cartón para cerrar y rebordear sobre un proyectil único (bala), en un cartucho de escopeta (semimetálico) sea este esférico o cilíndrico.

El motivo no es otro que cuando el proyectil recibe el empuje inicial de los gases y se inicia el movimiento podría desplazar hacia un lado la tapilla de cartón y esta se vería aprisionada entre el proyectil y la vaina del cartucho y/o recámara, provocando una sobrepresión muy peligrosa, sobre todo en escopetas antiguas que tengan los cañones en no muy buen estado.

Nunca veréis ningún fabricante que cierre las balas de escopeta con tapilla, solamente recuerdo las antiguas MG Blindadas que llevaban un anillo hueco de plástico sujetando la punta del proyectil y servía para centrarlo y sujetarlo, ya que la zona delantera era de menor calibre, sin embargo este plástico se fragmentaba y se pulverizaba fácilmente con un impacto fuerte.

Por lo demás....... muy bonito y emotivo el vídeo........





Totalmente de acuerdo, Andrés. Yo a ese amigo de mi abuelo solo le vi recargar cartuchos con perdigón para la menor. Si recargaba postas o balas no lo recuerdo.
Ahhh! y no aguas ninguna fiesta. Un vídeo de la vieja escuela. 4061443811

_________________
"Papá he oido un crac..."

Un saludo

C.G.LL.
Volver arriba Ir abajo
BBF
Moderador
Moderador
BBF


Mensajes : 2449
Fecha de inscripción : 25/11/2019

Un vídeo de la vieja escuela. Empty
MensajeTema: Re: Un vídeo de la vieja escuela.   Un vídeo de la vieja escuela. Icon_minitimeMar 06 Sep 2022, 23:29

Jager escribió:
Pizarro escribió:
Yo también conocí a un Hilario Artigas, amigo de mi abuelo materno, que recargaba para los dos y alguno más de grupo habitual de caza.

Sin ánimo de aguar la fiesta, no dudo que el señor Hilario cargara centenares de cartuchos de perdigón, se le ve puesto y lo hace bien, postas seguramente también bastantes ya que era la medicina habitual contra la caza mayor, pero balas, o cargó poquísimas o tuvo mucha suerte para poder seguir integro y llegar a hacer el video.

A modo de advertencia y por si a alguien se le ocurre remedar al señor Hilario y cargar alguna bala tal y como sale en el vídeo, solo advertir que jamás, o sea, nunca, se debe poner tapilla de cartón para cerrar y rebordear sobre un proyectil único (bala), en un cartucho de escopeta (semimetálico) sea este esférico o cilíndrico.

El motivo no es otro que cuando el proyectil recibe el empuje inicial de los gases y se inicia el movimiento podría desplazar hacia un lado la tapilla de cartón y esta se vería aprisionada entre el proyectil y la vaina del cartucho y/o recámara, provocando una sobrepresión muy peligrosa, sobre todo en escopetas antiguas que tengan los cañones en no muy buen estado.

Nunca veréis ningún fabricante que cierre las balas de escopeta con tapilla, solamente recuerdo las antiguas MG Blindadas que llevaban un anillo hueco de plástico sujetando la punta del proyectil y servía para centrarlo y sujetarlo, ya que la zona delantera era de menor calibre, sin embargo este plástico se fragmentaba y se pulverizaba fácilmente con un impacto fuerte.

Por lo demás....... muy bonito y emotivo el vídeo........



Así es, eso es mucho más peligroso de lo que parece y con grave riesgo para el tirador. Creo que las balas las cargó para la tele... nuestros abuelos, salvo excepciones, no solía usar balas sino postas.

Saludos
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado





Un vídeo de la vieja escuela. Empty
MensajeTema: Re: Un vídeo de la vieja escuela.   Un vídeo de la vieja escuela. Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 
Un vídeo de la vieja escuela.
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ESCUELA DE MAESTROS
» LA ESCUELA DE FERLACH.
» ESCUELA DE CAZA SUECA
» Una de plata vieja
» Mi vieja por España

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Caza & Armas :: Un vídeo de la vieja escuela. Zzzzzz12 LA ARMERIA :: Recarga-
Cambiar a: