Caza & Armas
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.



 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

 

 Pakistán, cazando en los Himalayas

Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Pacense
Vieja Gloria
Vieja Gloria
Pacense

Mensajes : 509
Fecha de inscripción : 06/04/2011

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeJue 08 Mar 2018, 12:18

]Preámbulos:
Pakistán no es un destino nada sencillo, ni en condiciones políticas ni geográficas, así que diseñar la cacería sería todo un reto. Había leído multitud de artículos y visto vídeos en donde se podía ver lo increíble de sus montañas y escenarios naturales pero sin embargo la mayoría de las cacerías se desarrollaban cerca de la carretera lo cual no lo hacía en absoluto atractivo para mí, cuidado, que respeto lo que cada uno haga o deje de hacer, especialmente si se tiene una cierta edad o se está mermado de condiciones físicas. Así pues, me dispuse a contactar con distintos organizadores para que me planificasen una cacería a la carta y que me permitiesen elegir la reserva de caza y la forma de realizar la cacería. El organizador ya me advirtió que la mejor época era del celo, entre mediados de diciembre y finales de enero, pero que las condiciones iban a ser muy duras con temperaturas que oscilarían entre -20 y -30° bajo cero por la época del año en la que nos encontramos y que cazaríamos en la cota de los 4000m. A pesar de sonar un poco a locura, preferí asumir el riesgo y emplacé un programa en el que consumiríamos inicialmente cuatro días en tienda de campaña durmiendo en la montaña y si no teníamos éxito o no veía nada que me gustase, nos sacarían de allí y lo intentábamos a la forma “tradicional”, todo ello si éramos capaces de aguantar en esas condiciones... Debo confesar que inicialmente cerré la cacería yo solo, lo cual era más locura aun, pero en el último momento se alistó a la aventura un amigo incondicional, algo muy de agradecer pues en estos lugares inhóspitos se echa en falta más aun la buena compañía. La preparación de la cacería se realizó con una comunicación muy fluida con el organizador lo cual me tranquilizaba. La única pega que hubo es que el visado lo tienes que tramitar en persona en la embajada de Madrid, así que aviso a navegantes, reservad un par de días para estos menesteres.


Día 1 En marcha

Mediados de enero, salimos desde Madrid. Da gusto tramitar las armas con nuestra Guardia Civil, todo es rápido y de buenas formas, ya podían aprender el resto de países. El vuelo sería vía Estambul, como siempre Turkish Airlines nos facilitó todo lo referente al transporte con armas, es una de las pocas compañías aéreas que me atrevo a recomendar para viajar con armas , vuelo cómodo, con una sola escala corta en Estambul y llegada a Islamabad por la madrugada del día siguiente.


Día 2 Pakistán

La sensación de estar en Islamabad es curiosa, te envuelve ya el típico halo de misterio propio de los países asiáticos,  se percibe ya un exotismo mezclado con  un ambiente raro, casi caótico, los turbantes, hiyabs, burkas y cánticos de los muecines desde los minaretes contribuyen a ello. No obstante, la tranquilidad que te da el que te reciba el organizador en el aeropuerto es algo que no tiene precio, en nuestro caso el organizador Razi Ullah de la compañía Pamir Tours, se mostró magnífico y muy profesional a lo largo de todo el viaje, persona jovial, de buen trato con todo el mundo le daba seguridad al grupo y a lo que hacía. Los trámites para las armas fueron bastante lentos, todos los policías y militares del aeropuerto parecían que querían dar su opinión o firmar algún papel, llegamos a pensar que íbamos a perder y tendríamos que cambiar al día siguiente, el vuelo que nos llevaría a Gilgit, capital del antiguo reino de Gilgit-Baltistán. El viaje en el turbohélice es increíble y los 40 minutos los pasas pegado a la ventanilla, cordilleras como el Karakórum ,Himalaya oriental, Pamir e Hindu Kush, picos como el K2 y el Nanga Parbat, te ponen el vello de punta con solo oir sus nombres, ahí es nada con la región y si a eso le sumas que estás en el rincón geográfico que hace Pakistán con Afganistán, Tayikistán y China, debe ser uno de los lugares geopolíticamente más curioso que hay en el mundo.

Una vez llegado a Gilgit tuvimos más papeleos y controles, pero sin más incidencias que los tediosos trámites que te hacían perder tiempo. En dos todo terreno salimos camino de la localidad de Sost, pasamos por el mítico Atta Abad lake, que dicen tiene las aguas más turquesas del mundo, aunque estaba prácticamente congelado y por el no menos impresionante Pasu, cuyos majestuosos picos quedarán boquiabierto al  más experimentado montañero.  Llegamos anochecido a la localidad de Sost, el “hotel”, por calificarlo de alguna forma, nos brindó una rápida cena, contacto con la familia para decir que estábamos bien  y al saco, pues en la habitación estamos prácticamente congelados, tenía una pequeña estufa que calentaban con algo de carbón el cual se apagaba rápidamente y los angelitos tenían abierta un ventanuco que daba salida al tubo de la estufa, con lo que no lográbamos mejorar los -7ºC en el interior de la habitación. Nos revisan el equipaje, hay que aligerar el peso al máximo y dejar lo prescindible, nos sorprende cuando nos dicen que tenemos que dejar los sacos, son una mierda dicen entre risas, joer, el mío es de -20 y el de mi compañero de -30ºC, ¿una mierda?, nos proporcionan dos sacos de -40ºC, comparándolos nos damos cuenta que lo que nos esperaba iba a ser duro. A pesar de la emoción descansamos como angelitos y con la ilusión de lo que estaba por comenzar.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Día 3. Sost, arranca la aventura.

Nos levantamos al alba, el paisaje montañoso que nos rodeaba era ya en sí espectacular, tras muchos apuros por arrancar el todo terreno, pues se congelaba el gasoil, fuimos a probar los rifles a las afueras del pueblo. Nos agrada comprobar que ambos rifles están perfectamente puestos a tiros, los equipos se componían de un Blaser R93 en calibre 300 RUM con visor Leupold VX-6 de 3-18X50 y un Sako del 270 Winchester con visor Bushnell elite 4200 de 6-24X42, si bien este último lo utilizaríamos como arma de back up por si teníamos algún contratiempo con el Blaser. Salvado el problema del coche haciendo una fogata debajo del depósito de combustible, subimos a la montaña. No más de media hora de viaje nos separan de la reserva KVO, la cual había elegido como destino al parecerme la más emblemática de todas las que podía elegir. Vamos en dos todoterrenos cargados hasta los topes, techos incluido, cuando empezamos a hacer la ascensión por un regatón seco nos damos cuenta de la ristra de personas que llevamos, entre portadores, chófers, guías, outfitter, y demás personal hay 15 oriundos para dos cazadores, como en las películas…
Al poco de iniciar la marcha uno de los portadores resbala y veo como mi mochila cae ladera abajo por un terraplén, espero que el spotting no haya sufrido pues iba en uno de los laterales,  esto era solo un aviso, pues los resbalones con el hielo se sucedieron constantemente dado que existían muchas placas de hielo ocultas bajo la nieve, en el mismo momento que había algo de agua que se quedaba congelada debajo pegabas un resbalón cojonuo y más de una vez besamos el suelo, menos mal que la mayoría de las veces sin consecuencias.  El uso de la vara fue fundamental y ahí sí que recomiendo una horquilla robusta de esas desmontables en tres tramos para poderla transportar en la maleta del avión, la llevo cada vez que realizó una cacería de montaña y junto a una botellita de plástico para poder ir bebiendo agua frecuentemente creo que son los adminículos más interesantes y que mejor uso se le pueden dar montaña.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Ascendemos rodeados de cubres imponentes, miraras por donde miraras te quedabas boquiabierto, espectacular, era la palabra más repetida, esto hizo que el ascenso no se nos hiciese excesivamente duro, aunque sí cansados, tras unas tres horas llegamos a un campamento en el río; el sitio es precioso y hay una zona de apriscos donde lo utilizan los pastores en verano para subir con las cabras hacemos una pequeña incursión de no más de tres kilómetros puesto que ya nos quedan pocas horas de luz.  Alguno de los tramos por lo que pasamos te hacen recordar que esta aventura no es una tontería y los pasos son verdaderamente angostos con algunas zonas de esas que piensas que como pierdas el pie no lo cuentas. Llevamos tres de los guías por delante nuestra  para avisarnos si detectan alguna cabra que merezca la pena, al llegar a una zona nos avisan que hay un grupo de varios de varios machos en el que pueda ver alguno tirable, empezamos a sentir la emoción del lance cercano, ¡qué maravilla!, vemos nuestros primeros Ibex del Himalaya, se ven majestuosos especialmente un macho que se encuentra un poco separado de la cabrada, no sé si es grande o chico, poco me importa, me delito contemplándolos a través del spotting. La ilusión rápidamente se esfuma al comentarnos que la cabrada se encuentra en una posición completamente inaccesible por la verticalidad del lugar a más de 1 km de distancia, era demasiado bonito para el primer día, pero soy de los que mantengo que la caza hay que cogerla según se presente, en el primer momento o en el último de la cacería, a 100 metros del coche o en el fin del mundo.

Estábamos apostados a un centenar de metros cuando vemos que se vuelven los tres guías corriendo hacía nosotros, Snow Leopard¡, sonaron mágicas esas palabras y sentimos la privilegiada emoción de encontrarnos en los dominios de tan mítico animal, que a la postre sería nuestro peor enemigo en esta cacería, encontrándonos con rastros de su presencia, huellas, cagadas humeantes y meadas por doquier, en cualquiera de las zonas por donde nos estuvimos moviendo. Da gusto saber que tienen una población tan saneada, si bien renegábamos de ellos pues nos estuvieron moviendo todas las cabradas de principio a fin y poniéndonos cuesta arriba una cacería que ya de por sí es muy complicada, sinceramente fue un factor que para nada había tenido en cuenta y a tenor de la cara que ponían los guías, ellos tampoco, al menos no esperaban esa concentración. Resultaba curioso ver como los guías escupían siempre sobre los excrementos frescos, ya que según ellos les delataba la presencia humana para que se fueran.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Dado que se iba haciendo de noche los guías optaron por dejar esas cabradas sin molestarla y sin hacer acercamiento y mañana por la mañana regresaríamos a intentar ponernos a tiro. No soy de esos que me haga mucha gracia deshacer camino en la montaña a sabiendas de que al día siguiente tengo que volver al mismo sitio pero bueno tampoco me apetece dormir a la intemperie con temperaturas que por las noches fácilmente bajamos de los -25°, aunque dentro de la tienda de campaña había unos confortables -13ºC.

Regresamos al campamento del río llegando casi de noche. Cena con sopa y guiso caliente, es increíble lo atento que es todo el personal, constantemente te preguntan cómo te encuentras, te dan te caliente, pastas, frutos secos, te recomiendan que quites o te pongas ropa para que no te enfríes, te esperan para que no te distancies e incluso te ponen las picas bajos tus pies en los pasos angostos para que no resbales. Es curioso, tenemos una idea premeditada por la información que nos llega y luego descubres unos paisanos cojonudos, como la gran mayoría de nuestro mundo rural, gente sencilla, humilde, dispuesta a agradar y a compartir lo poco que tienen.

Hago balance del día, la toma de contacto ha sido muy positiva, hemos caminado unas seis horas con cotas en torno a los 3300, me he sentido muy cómodo en los ascensos y en los desniveles con mucha seguridad, no estoy notando la altura, en algo se tienen que notar los ocho meses que me llevo preparando físicamente para una cacería de montaña, al final ha sido aquí y no puedo estar más contento con la elección y encima hemos visto caza, la leche¡¡¡. La primera noche la pasamos en una guerra constante con la equipación que llevamos dentro del saco, pues ante el miedo a que pasáramos frío nos metimos con bastante ropa lo cual hacía que sudáramos la marimorena, cremallera arriba y abajo, ropa va y viene, van pasando las horas de noche y caes bajo el sopor del cansancio.


Día 4. 2º campamento del río.

El plan para hoy consistía en mover el campamento unos kilómetros arriba, profundizando en un valle, con la esperanza de ver machos tirables, al menos contábamos que la cabrada de ayer no se hubiese movido y tuviésemos alguna oportunidad, no fue así, los leopardos los habían movido y salvo algunas cabras que estaban en los picos más altos no detectamos movimiento alguno. Llegamos a medio día a la posición del nuevo campamento y el resto del día lo gastamos acondicionando el lugar y empapándonos de la cultura, vivencias y experiencia del personal que allí estaba, lo cual resultaba sencillo, pues casi todos hablaban un inglés fluido (bastante mejor que el mío) lo que unido a una predisposición especial a agradar hacía que tuviésemos largas conversaciones de los temas más variopintos alrededor de la hoguera. Resultó tremendamente agradable e inesperado el que hubiese leña en esas alturas, una especie de pino, parecido a nuestros seto y un arbusto frondoso que seco tenía un buen tronco. Estaba prohibido cortar leña, pero no así recoger la de árboles y arbustos muertos por la climatología, lo que lo hacía una tarea relativamente sencilla, otra cosa que resultaba verdaderamente llamativo es que se consumía de forma muy lenta por la baja presencia de oxígeno a esas alturas con lo cual se tenía fuego durante mucho tiempo que resultaba verdaderamente confortable dentro de los gélidos y rudimentarios refugios en las que nos resguardábamos. Teníamos a varios guías en las inmediaciones del campamento esperando a que las cabras quisiesen bajar de las cumbres, pero nada, se hizo de noche sin que bajasen a las inmediaciones del valle donde nos encontrábamos. Esa noche dormí fatal, el terreno estaba inclinado y me resbalaba constantemente en la tienda de campaña, apunto estuve de sacar el saco fuera, pero a ver quién era el guapo…


Día 5. Cambio de zona.

Desayunamos rápido y nos avisan que nos preparemos, salimos a las seis, empezamos a descender el río y tras dos horas partimos en dos la expedición, el grupo de cazadores y guías irá al sureste buscando un valle donde preveen que tiene que haber cabras y los porteadores con el material descenderán a la carretera, una vez descargado el equipo nos irán a buscar al límite de la reserva, así pues el día iba a ser muy movidito y a buen ritmo, pues según veía en el mapa la paliza iba a ser de órdago si no queríamos que la noche no se nos echase encima. No me equivocaba en los cálculos y al final del día el gps superaba ampliamente los 25km recorridos, con una altitud media entre los 3700- 3800, en un terreno que se podía calificar de bastante jodio, vamos, una machá en toda regla, pero no anticipemos. El primer tramo nos había resultado relativamente sencillo, pero la cosa se empezaba a complicar, tras pasar por varios desfiladeros de esos en los que vas agarrándote con el borde de las botas, empezamos a notar el desgaste, en los brazos de irte apoyando en la vara y en las piernas de tanto esfuerzo no tanto de ascensión sino de lateralidad, no hacíamos prácticamente paradas, tan sólo para echar un buche de agua y algo de comida energética, imprescindible para mí en este tipo de cacerías, pues, en días como estos no hay tiempo ni de comer. Son ya la una del medio día, el cielo encapotado y cayendo pequeños copos de nieves la temperatura en torno a -20ºC únicamente se nota en las manos pues entre la equipación y el intenso ejercicio no te das cuenta, tan sólo cuando te quitas los guantes externos para hacer las fotos notas  como los dedos no responden como deben y en los aparatos electrónicos, todos te indicaban sin batería, incluso los vídeos se cortaban solos por fallos en la electrónica, había que llevar todo en los bolsillos internos con el calor corporal, de lo contrario nada funcionaba.
Son casi la una de la tarde, llevamos siete horas ininterrumpidas de marcha y a buen ritmo, veo en sus caras que vamos tarde a donde pretenden llegar, pero nuestro ritmo no da para más, vemos un machete a unos 200 metros pero su escaso trofeo le libra de una mayor atención, sorteo con mi compañero el orden del lance pues puede producirse en cualquier momento y me toca a mí primero. Al rato aparece otro macho de las mismas características del anterior, por los comentarios que hacen deduzco que nos acercamos a la zona donde barruntan que pueden estar las cabradas. Aceleran el ritmo, el sol empieza a descender, me voy distanciando junto a otros dos guardas del resto del grupo, quieren llegar a tiempo y empezamos a ir a paso ligero, no voy a suponerles un retraso así que me esfuerzo, ya no miran para atrás, saben que les piso los talones y me piden más. Tras una hora llegamos a un circo, al alcanzar el límite veo como se arrastran, buena señal, me indican con las manos que alcance su posición, ¡qué espectáculo!, hay tres o cuatro cabradas diferenciadas, cada una en torno a 20 ejemplares, hay al menos dos machos buenos, pero noto como se están moviendo y tomando la pared vertical del macizo que tenemos en frente, mierda¡ el aire va justo en su dirección, estaban más altos de lo que los guardas creían y ya nos han ganado la posición, me dicen que mida la distancia, no hace falta, ya sé que están lejos, muy lejos, más de lo que soy capaz si quiera de aventurar, insisten y tras varios intentos logro lectura de una peña “cercana” al más bajo, pasa de 800, me preguntan si quiero arriesgar y declino la apuesta, no hay una lectura exacta y a esas distancias 50 metros arriba o abajo es un mundo, paso de jugar al azar, esto es serio y me dedico a contemplar con los prismáticos como las cabradas se van alejando, qué bonito, sólo los cazadores tenemos estos privilegios, de veras, no creo que se sienta tanta emoción con ninguna otra actividad.

El resto del grupo nos da alcance y nos ponemos a valorar qué hacer a continuación. Farman, el guía mayor y más experimentado, conmina al outfitter a que nos vayamos él y yo solos, el organizador me pregunta y yo accedo, sé que no vamos a correr, vamos a volar… Se suceden multitud de vallejos y cañadas que no implican mucha dificultad, vamos bien, mira constantemente con sus prismáticos y maldice refunfuñando, no le entiendo, pues habla muy poco inglés, pero por sus gestos veo la frustración de no encontrar la caza que esperaba. De pronto un inmenso cortado de unos 600 metros y al fondo un precioso valle, bueno y ahora por dónde, le pregunto, ahora Sky¡, me contesta y se tira por el cortado poniendo la pértiga atrás a modo de remo mientras se deja prácticamente deslizar, tú estás jodio, le digo en perfecto castellano mientras pienso para mis adentros que más lo estaba yo pues iba a hacer exactamente lo mismo, no se veían demasiadas piedras así que pensé que lo más que me podía pasar era acabar como una bonita bola de nieve en el fondo del valle sin demasiadas magulladuras, no fue así y gracias a Dios alcancé lo plano sin caerme, Farman reía como un crío chico el cual acababa de hacer una trastada y yo le reí la gracia, cómplice de la jugada.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Avanzamos por el valle y casi llegando al final le pregunto por el punto de descenso, no quiero ni imaginármelo pero por lo que voy viendo es el barrancón que tenemos enfrente, menudo tajo en la montaña, ya se me empiezan a subir los bolindres. Parada  en seco y nervioso el guía otea con sus prismáticos a la izquierda, empieza a montar el spotting y me invita a que me asome, me susurra la mítica cifra, 50 inches, no lo sé, ni me importa, lo que alcanzo a ver es una gozada, dos machos imponentes y parejos se recortan al fondo, la distancia es muy grande para iniciar la aproximación y llevamos mal el aire, así y todo le inquiero sobre la posibilidad de ir a por ellos, declina con la cabeza, ¡qué pena!, la imagen quedará para siempre en mi retina, me deleito mirándolos por el spotting. Miro por los prismáticos y alcanzo a ver al resto del grupo, no se han atrevido a bajar por donde nosotros y andan cuerdeando, tardarán una hora y media en alcanzar nuestra posición.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Ya nos hemos unido los dos grupos e iniciamos el descenso, aquello va a ser duro, muy duro, me inquieta cuando me preguntan si llevamos los frontales de luz a mano, cara de preocupaciones. Los resbalones se suceden, nadie se escapa del costalazo, en una de las ocasiones otro de los guías cae, buen morrón de un par de metros, nos preocupamos porque se resiente del costado, gracias a Dios solo tendrá magulladuras, está preocupado porque se ha caído con el rifle, mi compañero le resta importancia a la marca del  guardamanos, otra herida de guerra, el visor sí nos preocupa, mañana habrá que probarlo nuevamente. Mi compañero va aguantando como un titán, son 40 kilos de peso más que yo y eso se nota, no quiero ni pensarlo, a medio descenso me comenta, no puedo más, hasta aquí he llegado, llevamos diez horas sin parar, no nos quedan más geles energéticos, trato de insuflarle ánimos, ¡tú puedes!, cuando parece que se acabó todavía te queda entre un 10 y un 20% de energía, miento mal, él lo sabe y le veo como le tiemblan las piernas, se cae de culo en numerosas ocasiones por la flaqueza de fuerzas, le insto a que no se pare, sé que en una de esas no se levanta. Es completamente de noche cuando alcanzamos a ver la luz de los coches, son las siete y los últimos cien metros íbamos a gata para pasar por debajo de una gruta, pisamos la carretera y nos abrazamos, joer, qué jodias y gratificantes son las cacerías de montaña, te alegras de regresar aunque no hayas cazado.

Nos retornan al hotel, mañana cambio de zona. Hay que “ducharse” para sentirse algo mejor, asearse con una jofaina con el agua calentada en un cubo metálico encima de la estufa es para nota, especialmente por los -10ºC que hace en el aseo, me duele el pelo cuando se enfría el agua, no es coña. Cenamos una sopa caliente y al saco, se agradece la coma blanda después de las noches de suelo, dormimos como benditos.


Día 6º. Por fín nos sonríe la suerte.

Salimos al alba a probar el rifle que ayer se calló, el primer disparo impacta unos 30 cm alto y otro tanto a la izquierda, pues sí que le afectó la caída. Un par de disparos y lo dejo en su sitio. Salimos presto con los dos coches, los guías no paran de darle vueltas al asunto, Farman insiste en que hay que volver a donde vimos los dos grandes machos ayer, el outfitter quiere cambiar de valle, me preguntan y les digo que si hay que subir se sube. De camino nos para a la entrada a reserva uno de los guardas, parece nervioso y nos comentan que un grupo de Ibex ha bajado al río, parece que hay un macho tirable y están en un sitio accesible, nos ponemos en marcha, le comento a mi compañero que le cedo el turno, ayer hizo un esfuerzo increíble y hoy todavía estaba resentido, no tardamos en localizar el grupo, vemos mucha hembra y un par de machetes, pero nada que merezca la pena, el guarda insiste en que está tapado por lo árboles, la cabrada nos detecta y se empieza a poner en marcha, con ese paso típico que parece que van lentos mirando de reojillo pero que van a muy buen paso, súbitamente el macho que decían sale tras unos árboles, no hay tiempo que perder, un tiro sin mucha complicación a 160m, salvo que el macho no tenía intenciones de parar, así que en movimiento y antes de subir un talud le suelta un tirascazo que lo hace caer como un saco de patatas. Felicitaciones y alegría, ya he dicho que soy de los que pienso que la caza hay que cogerla donde y como se presente, le doy un gran abrazo, se lo ha ganado, es un trofeo representativo que sabe a gloria después de la paliza que llevamos en todo los lomos, hay que tener arrojos para plantarse aquí a cazar, ya estaba hecha la mitad de las tareas. En esas estamos cuando mi compañero, me dice, oye, está moviendo una oreja, no se irá, no? Pues no terminaba de decirle que estaba tieso cuando el joio sale que se las pira, a la carrera y subiendo un terraplén le pega un tiro trasero que lo repía y cuando se endereza le pone otra bala en todo lo alto que lo queda en el sitio, vaya con la dureza de estos bichos. Cuando lo desollamos comprobamos que el primer tiro le había seccionado prácticamente la columna quedando unida por un único dedo de vértebra en la parte superior y así y todo corría, increíble¡¡¡

Perdemos gran tiempo del día con las fotos y aviando el trofeo, acuden numerosas personas del pueblo a verlo, es un espectáculo, hay que tener en cuenta que en verano hay mucha actividad comercial, pero en invierno con la carretera con China cerrada por la climatología aquello está como una zona fantasma. Sacamos un rato para avanzar por la zona y el grupo se para, me ponen el spotting y me marcan un macho dormitando, es del porte que hemos cazado, lo miro y remiro, prometo que no soy trofeista, pero el cuerpo me pide más, no más centímetros, sino más emoción, más verticalidad, más paliza, más sudor. Ante mis dudas el guía más joven me susurra, no tengas prisas, todavía hay tiempo. Sé que me voy a arrepentir, lo grabo en mi recuerdo.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Día 7ª Oportunidad perdida

Todavía de noche arrancamos, vamos buscando una subida más accesible que por la que descendimos hace dos días para coronar cerca del valle donde vimos los dos grandes, me resulta difícil creer que podamos subir a esa área y llegar con tiempo para cazar algo, ellos insisten, apenas hay algo de claridad, de pronto nos piden que nos peguemos a un lateral de las rocas, spotting y prismáticos se pasan de mano en mano, intercambios de opiniones y nervios que reflejan una oportunidad, me traducen, hay una cabrada con un par de machos, uno de ellos importante, el problema es que están muy lejos y ya están ascendiendo, no podremos acortar distancias de ninguna forma, ni siquiera lo veo con los prismáticos, consigo localizarlo con el spotting, hablan de medidas, veo que es un macho imponente, un pavazo vamos, las curvas vueltas completamente denotan su categoría. Me preguntan si me atrevo, echo el telémetro, 670, me preocupa más que la distancia la inclinación, 45º es como estar tirando palomas, busco rápido un apoyo mientras que hago los cálculos de inclinación; me cuesta localizar al macho, hay poca luz, la distancia es grande y se están moviendo, por fin lo veo en el visor, no hay tiempo que perder, me ofrece el flanco, aprieto el gatillo y cuando estoy a punto de soltar la bala veo que empieza un salto a otra roca, nooo, ya no hay marcha atrás la bala va a donde estaba el macho, cerrojeo y lo pierdo en un regato, pasan tres o cuatro segundos angustiosos sin localizarlo y por fin aparece trepando en la pared, calculo que ha aumentado la distancia y subo a la siguiente marca del visor, todo es muy rápido pero ahora sí te tengo, acaricio el gatillo y el trazallo resuena nuevamente, me desencara la mala posición, escucho a los guías e inicialmente pienso que le he dado, pero veo como el guía que está a mi lado arroja con rabia el gorro al suelo, two inches, two inches, me gritan frustrados, la bala le ha rozado el lomo, busco un tercer intento, pero ya es tarde ha desaparecido tras un risco, la suerte nos había esquivado por poco.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Cabizbajos me consuelan, le ha faltado muy poco, la caza es así, lo sé, pero estoy contrariado, lo tenía que haber abatido, no es solo por mí, es por ellos, su trabajo, su esfuerzo, se lo merecían. No perdemos un segundo y nos ponemos en marcha, ante el riesgo que hayamos espantado la caza en esa zona con los disparos, vamos a cambiar de valle, e iremos a la zona de los Bluesheep. Me renueva la ilusión el conocer nuevas áreas, para avanzar rápido iremos cuatro guías y yo, partiendo el equipo en dos para otear el mayor terreno posible, el sitio es una preciosidad, vamos siguiendo el curso del río por una especie de senda a media ladera, lo que facilita enormemente el andar rápido, al poco de empezar ya damos con las primeras huellas de leopardo, hay zonas donde son continuas y encuentras neveros con marcas de tres o cuatro leopardos distintos, mala señal, el guarda mayor mea y escupe enfadado sobre todos sus excrementos; pienso que si esto está sí de leopardos aquí hay poca cabra, llegamos a una zona de aguas termales, es increíble como sale el agua casi en ebullición de una fuente con el frío que hace, disfruto del paisaje y del paseo, pero de las cabras ni rastro. A las cuatro horas decidimos tirar la toalla, el otro grupo tampoco ha localizado nada reseñable, tan solo un pequeño grupo de hembras.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Veo que el organizador intercambia rápidamente opiniones con los guardas y me dicen si quiero intentarlo en la reserva de Passu. Passu?, bueno no está a más de una hora de coche y tiene unas montañas imponentes, pero, nos va dar tiempo?  Me gusta que los organizadores tengan recursos, es una buena señal y garantía para los cazadores, así que para adelante. Uno de los guías no está de acuerdo, insiste en que hay que volver a donde vimos los dos grandes machos, strong legs dice mientras agarra mi pierna, sabe que le voy a responder y quiere utilizar esa baza.

Optamos por el cambio de reserva, mientras vamos en el coche hacen multitud de llamadas, guardas, jefes de reserva,…, a la hora ya estamos allí, dos guardas a pie de carretera vigilan con el spotting una cabrada, me piden que eche un vistazo, qué te parece? Que qué me parece, el sitio imponente, pero está a tomal pol culo, más de dos kilómetros nos separan con un río por medio y, aquí por donde le entramos? Me indican un camino al fondo y luego una senda hasta el pie de la montaña, vale y¿?, no veo opción al rececho, mirarlos es perder el tiempo y precisamente no nos sobra. Montamos nuevamente al todo terreno, quince minutos y hay otro guarda a pie de carretera esperando, me pide que la acompañe, tras veinte muntos trepando por las rocas de un glaciar seco llegamos a una zona alta, monta el spotting me pide que mire, big¡, miro, no veo un pijo, insiste, le cedo la posición a uno de mis guardas y éste una vez referenciado el sitio me indica con mucha calma, por fin los localizo, acabáramos, están a más de tres kilómetros y ¿quiere que lo catalogue?, difícilmente distingo los animales cuanto menos el trofeo, hablo con mi guía, ¿ves posibilidad de entrada?, me responde negativamente.

Esto ya no me gusta, por muy bonito que sea el sitio no tenemos posibilidades, al menos en una tarde, se lo comunico al organizador, ok, ¿quieres que subamos nuevamente al valle? Jolín, otra vez a prisa y corriendo, pero, ¿cómo vamos a ir?, no vamos a tener tiempo, me dice, te atreves a subir con lo puesto, solo saco de dormir, sin tienda y sin preparos, ya nos subieran los porters algo mañana, pero hay que subir ligero y rápido, muy rápido, los tres guías y tú; ni me lo pienso llegamos a un aprisco de pastores que nos servirá de refugio, no echo en falta para nada la tienda, es increíble la velocidad de ascenso que hemos tenido, tantos días triscando por estas montañas te ponen en forma; si bien hemos subido por otra ruta distinta a la del tercer día, estamos más al este.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Día 8º Se agota el tiempo

Estamos en una zona magnífica, el tiempo se ha despejado completamente, es un espectáculo ver las montañas con esta luz, la pega es que hace mucho frío al no haber nubes y alcanzamos los -30ºC. Suben varios portadores con provisiones. La jornada la gastamos mirando cabradas a lo lejos sin posibilidad de entrada por los aires, mañana, me dicen, mañana…

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Día 9º Último cartucho

Nos levantamos de noche y me piden que deje todo lo que no sea imprescindible, craso error, me acordaré de mi abrigo compactable toda la jornada. Salimos a las 5:00, completamente de noche sin luces para no alertar a las cabras, empieza a amanecer, hace una rasca de conones le pregunto al organizador por la temperatura, tiritando balbucea -30, el problema es la ventisca que aguantamos, llegamos al comienzo de un valle precioso, se empiezan a ver cabras a lo lejos, hay que esperar y ver si se acercan. Estamos en umbría y con la ventisca que arrecia empiezo a sentir síntomas de congelación, no es la típica sensación de no notar los dedos de pies y manos de algunos momentos en estos días, es que tengo calambres en las extremidades que me llegan a rodillas y codos, para combatirlos empiezo a subir y bajar la ladera en la que me encuentro oculto a la vista de los ibex. Tiene narices, el palizón que llevo y hago ejercicio extra para calentarme, esto es pa nota. Me preguntan si quiero que busquemos leña para hacer un fuego, ni de coña, le digo, solo falta que se espanten por el humo.

Pasan un par de horas y las cabras se van alejando de nuestra posición, el organizador enciende un pitillo, ¿qué haces?, si no fumas, es que estoy nervioso me responde, lo empiezo a ver muy complicado, hoy es la última jornada prevista, mañana solo podríamos cazar en el descenso pues es una jornada que computa para llegar a Gilgit por si hay problemas metereológicos y no puede volar el avión, lo cual es bastante frecuente en esta época del año, en cuyo caso hay que ir por carretera, lo que se traduce en un día de viaje. Le consuelo, no te agobies, habéis hecho un trabajo fantástico y he disfrutado de la montaña como nunca, eso es ya el premio, el trofeo es la guinda del pastel. Agradece mis palabras pero como organizador necesita el resultado.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Les digo que hay que moverse, esto es perder el tiempo, tenemos mal el aire y las cabras nunca se van a acercar, se han acostado a sestear, es el momento de ir por ellas pero la única oportunidad es subir más alto que ellas para quedar a medio aire. Estamos a 3700 metros y llegar a la zona no parece nada, nada fácil, nos separan un par de kilómetros, pero los últimos centenares de metros habría que hacerlo por una zona de pared de piedra, prefiero no pensarlo. No podemos montar jaleo, así que vamos solos Farman y yo, así es como me gusta cazar, nos movemos rápidisimo y le piso los talones, más que nada porque pisar donde no debes es resbalón garantizado. Es increíble como se mueve este hombre, debe tener sesenta y pocos años y sin embargo es una auténtica cabra, siento envidia y admiración.

Han pasado tres horas y media y ya estamos en la zona de pared, vamos agarrándonos con las manos, hacemos una parada que aprovecho para beber y tomar algo de gel energético que comparto con mi guía, miro el altímetro, 4200m, le hemos ganado la cota, parte del trabajo está hecho. Quedan los últimos metros, arrastrándonos llegamos a un saliente del collado donde sestean las cabras, la mirada de Farman lo dice todo, no le gusta nada la situación, hay dos hembras que nos han barruntado, no nos ven, ni nos huelen, pero probablemente nos han oído y no quitan la mirada de nuestra dirección, me susurra contrariado, el macho que buscamos no se ve, debe estar a la vuelta del collado, muy cerca de nuestra posición, desde aquí solo vemos a varias hembras y un macho que no es el que buscamos que está acostado. Le digo por señas que voy a intentar dar vista a la vuelta del collado por si veo el macho grande. Arrastrándome con el rifle voy deslizando parte de las piedras, hago demasiado ruido y veo que las dos cabras no apartan la vista, van a saltar como un resorte en cualquier momento y game over, intento cambiar el recorrido pero no hay manera, me resbalo inlcuso yendo tumbado, las piedras se deslizan por mucho cuidado que intento tener. Deshago los metros arrastrados y vuelvo a la anterior posición, le digo que voy a tirar el macho acostado antes que salgan corriendo, es nuestra última oportunidad, él se encoge de hombros, como diciendo, tú mismo, ha venido por el grande pero sabe que la situación es muy complicada.

Mido la distancia, 300 metros, la única dificultad es el vendaval que sopla y que me impide fijar la cruz, solo me ofrece el culo y la tabla del cuello, le apunto a la grupa por unos segundos que se me hacen eternos. Tras el disparo se produce la estampida de toda la cabrada, el macho intenta arrastrarse, la bala le ha dejado inmóvil de los cuartos traseros y le ha salido por el pecho, me indica que no dispare más, está muerto, le doblo dos tiros que lo frenan en su carrera de muerte, no me gusta prolongar el sufrimiento ni que pudiese alcanzar un barranco cercano.

Ahora sí nos damos un abrazo, ha sido un rececho magnífico y el trofeo aunque representativo me parece el más grande del mundo, qué sensación de emoción, lo he trabajado, lo he arriesgado y le he echado unas ganas como pocas veces. Llegamos al macho y lo acaricio, contemplo el pelaje y su gran corpachón, qué animal tan bello. Me deleito contemplando el paisaje, el recorrido hasta el lugar del disparo, la dificultad del terreno. Grabo en mi corazón el momento, lugar y lance, sé que cuando pasen muchos años podré trasladarme allí, porque estos recuerdos son los que perduran para toda la vida. Me comenta que al tiro, vió como el macho grande se levantó y salió corriendo, estaba a la vuelta, tras un risco donde solo los viejos y astutos saben mantenerse alejados de los peligros, no lo ví y así lo prefiero, no era mi trofeo.

Esperamos a que llegue el resto de grupo, la alegría es completa, trato de traducirles el dicho “hasta el rabo todo es toro”, no lo entienden  pero se ríen, están felices, ha sido un lance de último minuto muy trabajado por todos. Me dan la enhorabuena, no creían que fuese capaz de hacerlo ni en tiempo ni por donde hemos ido, Farman dice que he sido el mejor cazador que ha estado allí, sé que son inmerecidos elogios, más que nada porque la mayoría de cazadores que van allí son septuagenarios y barrigones americanos que solo quieren cazar desde la carretera, así que el listón no está demasiado alto; pero le entiendo, él es cazador y disfruta cazando y agradece que le haya hecho caso y seguido por esos confines del mundo durante varias jornadas sin rechistar lo más mínimo y poniendo toda la carne en el asador.

Rápida sesión de fotos, pues nos queda un largo descenso, llegaremos al anochecer al punto de reunión. Es increíble como después de eviscerado el animal se lo ponen como si fuese una mochila y lo bajan entero por turnos. Hago una parada para llamar por el satélite y felicitar a mi hijo por su cumpleaños, le describo las montañas y cómo ha sido el lance, ojalá Dios Quiera que algún día pueda disfrutar de este paraíso como yo lo he hecho.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

En el pueblo nuevamente recibimos felicitaciones y agradecimientos por doquier, viene incluso el alcalde y una comitiva del pueblo a agradecernos que hayamos ido, no me canso de decirlo, ¡qué gente tan hospitalaria! El viaje de regreso se hace cómodo, hacemos parada en Hunza, todos los lugares nos parecen bonitos, vistamos sus fortalezas y hacemos algunas compras para la familia. El vuelo en el bimotor vuelve a ser fantástico, volamos al lado del Nanga Parbat el mismo día que el alpinista polaco y la escaladora francesa hacían cumbre, él no consiguió descender, a ella la tuvieron que rescatar, que espíritu indómito hay que tener para afrontar semejante reto en esta época del año, a mí con la mitad de altura se me ha hecho una gesta, lo dicho, no somos nadie.
La estancia en Islamabad, no tuvo mucha miga, más que nada porque no salimos prácticamente del hotel, qué distinto de las zonas rurales, estaban en elecciones y no resulta conveniente moverse por la ciudad. El hotel donde nos alojamos tenía más protección que el Banco de España, tres controles de seguridad, perros de localización de explosivos, escáneres, y más de un centenar de militares y personal armado distribuidos en todas las terrazas, accesos y puntos estratégicos del hotel; es lógico, todos los turistas estábamos allí alojados y no se pueden permitir nada que lo enturbie.

El control de armas vuele a ser tedioso y casi nos hace perder el vuelo, llegamos con el embarque abierto, Razi muestra una paciencia infinita con sus compatriotas, siempre buena cara, está claro que aquí las cosas funcionan distinto. Ya en España comprobamos que todo ha llegado a la perfección, nuevamente tan solo tardamos 5 minutos en la intervención de armas de Barajas, como se agradece la profesionalidad y el buen trato de nuestros agentes.

Nada más me resta que tener un recuerdo de agradecimiento a la organización y a su magnífico equipo y como no, a mi infatigable compañero de aventuras Alejandro que se portó como un coloso y aguantó siempre sonriente las vicisitudes del viaje.
Espero que os entretenga un rato y disculpad el ladrillo

A padillator le gusta esta publicaciòn

Volver arriba Ir abajo
Santi
Moderador
Moderador
Santi

Mensajes : 1144
Fecha de inscripción : 07/01/2014

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeJue 08 Mar 2018, 13:01

Espectacular aventura! un relato cojonudo! Enhorabuena por esta cacería que seguro nunca olvidarás!
Volver arriba Ir abajo
ignasi94
7ª 1/2
7ª 1/2
ignasi94

Mensajes : 599
Fecha de inscripción : 25/10/2014
Edad : 26

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeJue 08 Mar 2018, 13:04

IMPRESIONANTE Shocked Shocked Shocked y enhorabuena Pakistán, cazando en los Himalayas 4025639811 Pakistán, cazando en los Himalayas 4025639811 Pakistán, cazando en los Himalayas 4025639811

Tremendas y preciosas montañas.


Me quedo con lo de unos confortables -13 grados dentro de la tienda Pakistán, cazando en los Himalayas 1566185471
Volver arriba Ir abajo
DAVID H.
Vieja Gloria
Vieja Gloria
DAVID H.

Mensajes : 4870
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 45

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeJue 08 Mar 2018, 15:51

Madre mía que aventura!, gracias por compartirlo y ENHORABUENA
Volver arriba Ir abajo
Jarillo
Posta Lobera
Posta Lobera
Jarillo

Mensajes : 4029
Fecha de inscripción : 06/04/2011
Edad : 39

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeJue 08 Mar 2018, 16:13

Enhorabuena!!! Es una experiencia que no olvidarás en el resto de tus días. Y muchas gracias por compartirla.
Volver arriba Ir abajo
EBP
Vieja Gloria
Vieja Gloria
EBP

Mensajes : 2265
Fecha de inscripción : 02/01/2012
Edad : 49

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeJue 08 Mar 2018, 16:18

Enhorabuena , vaya vivencia , vaya aventura , te felicito por el espíritu de cazador que te ha hecho planear y ejecutar la cacería de ese modo .
Gracias por el relato
Volver arriba Ir abajo
DAVID H.
Vieja Gloria
Vieja Gloria
DAVID H.

Mensajes : 4870
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 45

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeJue 08 Mar 2018, 16:24

Me sorprende una cosa de estos parajes tan helados, que coño comen estos bichos!
Volver arriba Ir abajo
viti
Administrador
Administrador
viti

Mensajes : 19118
Fecha de inscripción : 19/03/2011
Edad : 54

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeJue 08 Mar 2018, 16:39

ACOJONANTE
Volver arriba Ir abajo
https://www.cazayarmas.org
samhunter
EN PROCESO DE ADMISIÓN
EN PROCESO DE ADMISIÓN


Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 16/02/2014

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeJue 08 Mar 2018, 17:39

IMPRESIONANTE!! Que envidia de la sana !.

Ese es el espíritu de la caza , ese veneno que te hace buscar lo autentico , sin importar las penalidades con el único objetivo de cazar que no es sinónimo de abatir un animal , sino de echarle un pulso al animal y a la naturaleza de tú a tú sabiendo que a veces toca perder aunque en este caso has ganado la partida con precioso animal , de verdad enhorabuena compañero.


Un Saludo.
Volver arriba Ir abajo
jonaspi

6ª
jonaspi

Mensajes : 887
Fecha de inscripción : 13/07/2011
Edad : 39

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeJue 08 Mar 2018, 18:17

Ahora mismo después de leer este pedazo de relato te tengo una envidia que ni te imaginas , una aventura de estas es el sueño de cualquier cazador de montaña, mi mas sincera enhorabuena.

Saludos

Volver arriba Ir abajo
Kenzo
Baja Voluntaria
Baja Voluntaria
Kenzo

Mensajes : 236
Fecha de inscripción : 09/03/2016
Edad : 42

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeJue 08 Mar 2018, 18:42

Enhorabuena, grandioso relato y la experiencia tiene que ser inolvidable, que parajes por Dios!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Juan Lobón

5ª
Juan Lobón

Mensajes : 1246
Fecha de inscripción : 31/03/2016
Edad : 55

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeJue 08 Mar 2018, 19:09

Pues felicidades por tan maravillosa experiencia, pero sobre todo MUCHÍSIMAS GRACIAS por compartirla con nosotros.

Visto lo visto no dudo que eres un gran cazador, pero tu prosa es también digna de elogio. Un relato magníficamente escrito que me ha hecho pasar un rato muy agradable.

¡Gracias!
Volver arriba Ir abajo
BUFALO
Administrador
Administrador
BUFALO

Mensajes : 5335
Fecha de inscripción : 25/03/2011
Edad : 45

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeJue 08 Mar 2018, 19:15

¡¡¡¡¡¡¡OLE TUS COJONES!!!!!!!!!!!, siento la expresión pero es que no me salía otra cosa y más apropiada que en esta ocasión, ninguna.
La experiencia debió ser orgasmica, se nota la pasión y las ganas que le pusiste y me hago cargo de que para realizarla has tenido que hacer los deberes muchos meses antes, tanto en lo físico como en lo técnico.
Enhorabuena, me quito el sombrero ante ti, CAZADOR!!!!.
Un saludo

_________________
José I. Ibáñez


Violad a sus caballos y escapad sobre sus mujeres, eso les confundirá  [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


                                                                          [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
pepdark
Posta Lobera
Posta Lobera
pepdark

Mensajes : 4251
Fecha de inscripción : 29/12/2012
Edad : 53

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeJue 08 Mar 2018, 20:11

Impresionante todo, el relato, las fotos, la experiencia. Muchas gracias por compartir!!!
Volver arriba Ir abajo
Roedeerer

9ª
Roedeerer

Mensajes : 148
Fecha de inscripción : 01/07/2014
Edad : 61

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeJue 08 Mar 2018, 20:47

Impresionante. Yo he hecho un tur y me dijeron que era la segunda caza de montaña más dura. La vuestra debe ser la primera. Muchas gracias por compartir tu aventura. Muy bueno el relato y las fotos; alguna es para enmarcar y ponerla en sitio preeminente en el salón. ¡Enhorabuena por los trofeos!
Volver arriba Ir abajo
chorico

6ª
chorico

Mensajes : 903
Fecha de inscripción : 18/04/2011
Edad : 47

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeJue 08 Mar 2018, 21:32

enhorabuena Pakistán, cazando en los Himalayas 196738645 Pakistán, cazando en los Himalayas 196738645 Pakistán, cazando en los Himalayas 196738645 Pakistán, cazando en los Himalayas 196738645
Volver arriba Ir abajo
Karamojo Bell
Baja Voluntaria
Baja Voluntaria


Mensajes : 1918
Fecha de inscripción : 20/03/2011

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeJue 08 Mar 2018, 21:53

Lo siento Pacense pero a partir del "Día 9, último cartucho" y pasar el primer par de fotos, tuve que darle a la rosquita del ratón para encontrarme con la foto que necesitaba y volver a leer lo que faltaba, estaba nervioso por saber el final, no me aguanté.

Leí muchos relatos, muy buenos, buenos, y normales ya que siendo de caza es raro que alguno no me guste, pero este, no es muy bueno, este es.... "otra cosa".

Increible tío! ¡Enhorabuena por todo!
Volver arriba Ir abajo
Josma

4ª


Mensajes : 1274
Fecha de inscripción : 14/05/2016
Edad : 57

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeJue 08 Mar 2018, 22:32

Enhorabuena y gracias por compartir.
Volver arriba Ir abajo
javigb
Moderador
Moderador
javigb

Mensajes : 3419
Fecha de inscripción : 21/03/2011
Edad : 51

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeVie 09 Mar 2018, 06:15

Enhorabuena por la EXPERIENCIA.
Y mil gracias por el relato. Pakistán, cazando en los Himalayas 787901320 Pakistán, cazando en los Himalayas 787901320 Pakistán, cazando en los Himalayas 787901320 Pakistán, cazando en los Himalayas 787901320

_________________
Imposible es sólo un estado de ánimo.
Vive tu vida de tal manera que cuando tus pies toquen el suelo por la mañana, hasta el Diablo se estremezca y diga...."¡¡¡Hostiaaaaa...  Este tío ya se levantó....!!!
Volver arriba Ir abajo
Paterna

7ª
Paterna

Mensajes : 702
Fecha de inscripción : 01/06/2011

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeVie 09 Mar 2018, 09:55

ACOJONATE, ESPECTACULAR!!!!...no tengo palabras. Pacense, mi más sincera felicitación por esa cacería. Realmente ese tipo de caza tan extrema está al alcance de muy pocos cazadores; no imaginas la envidia que me das. Además pienso que habrías merecido un trofeazo, pero ya sabemos que la caza es muchas veces injusta.

Y enhorabuena por el relato, me ha parecido magnífico, no se pude contar mejor; Sin duda, lo mejor que he leído en mucho tiempo. Pareciera que hubiéramos estado allí contigo.

Muchísimas gracias por compartirlo con nosotros.
Volver arriba Ir abajo
Pacense
Vieja Gloria
Vieja Gloria
Pacense

Mensajes : 509
Fecha de inscripción : 06/04/2011

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeVie 09 Mar 2018, 10:33

Muchas gracias por vuestros atentos comentarios. Es un orgullo viniendo de este foro donde hay un gran nivel de cazadores y consagrados recechistas y enamorados de la alta montaña. Búfalo, me has sacado una carcajada, hubieras disfrutado como un enano allí, el escenario perfecto para  un maestro del long range como tú.

Me alegro que hayáis pasado un buen rato, esa era la intención y que al menos con las fotos os pudieseis sentir parte de aquello, es nuestro mundo, el mundo cinegético, el que nos permite disfrutar a un nivel de ciertas cosas que creo es insuperable y por eso debemos esforzarnos en cuidarlo y divulgarlo para que se comprenda y enganche nuestra afición. Mea culpa, yo el primero que soy muy perrón a la hora de ponerme en el teclado y como siempre la puñetera falta de tiempo a lo que nos tiene acostumbrados esta sociedad. Prometo que si me toca la primitiva y hago más cacerías os daré más el coñazo  lol!

Abrazos
Volver arriba Ir abajo
GMaqueda

9ª
GMaqueda

Mensajes : 123
Fecha de inscripción : 01/02/2018
Edad : 36

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeVie 09 Mar 2018, 10:56

Espectacular post!

Enhorabuena por esa magnifica aventura y gracias por compartirla con nosotros. Un saludo!
Volver arriba Ir abajo
Pizarro
Administrador
Administrador
Pizarro

Mensajes : 5391
Fecha de inscripción : 18/04/2011

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeVie 09 Mar 2018, 12:01

Tremenda experiencia!! y nos has trasladado al mismo Pakistán. Mi sincera enhorabuena!! Muchísimas gracias por compartirlo.

Pakistán, cazando en los Himalayas 2080596387 Pakistán, cazando en los Himalayas 2080596387 Pakistán, cazando en los Himalayas 2080596387

Pakistán, cazando en los Himalayas 3938094336 Pakistán, cazando en los Himalayas 3938094336 Pakistán, cazando en los Himalayas 3938094336

_________________
"Papá he oido un crac..."

Un saludo

C.G.LL.
Volver arriba Ir abajo
Gusi
7ª 1/2
7ª 1/2
Gusi

Mensajes : 461
Fecha de inscripción : 13/07/2012

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeVie 09 Mar 2018, 13:26

Felicidades por una experiencia así, y muchas gracias por compartirla, ha sido un relato emocionante hasta el final, leyéndote he estado por momentos en tu pellejo y ha sido increíble. Menuda experiencia has vivido Pakistán, cazando en los Himalayas 4061443811 . Reitero la enhorabuena y el agradecimiento por compartirlo. Pakistán, cazando en los Himalayas 4061443811
Volver arriba Ir abajo
nachenuni

9ª
nachenuni

Mensajes : 195
Fecha de inscripción : 07/06/2011
Edad : 50

Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitimeLun 26 Mar 2018, 11:40

IMPRESIONANTE ¡¡¡¡ , Enhorabuena¡¡¡ eso es caza.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




Pakistán, cazando en los Himalayas Empty
MensajeTema: Re: Pakistán, cazando en los Himalayas   Pakistán, cazando en los Himalayas Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 
Pakistán, cazando en los Himalayas
Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Caza & Armas :: Pakistán, cazando en los Himalayas Zzzzzz12 EL COTO :: Caza Internacional-
Cambiar a: