Caza & Armas
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.



 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  Últimas imágenesÚltimas imágenes  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

 

 Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo.

Ir abajo 
+5
cooper
viti
elisa
Buhogris
Tino
9 participantes
AutorMensaje
Tino

6ª
Tino


Mensajes : 905
Fecha de inscripción : 14/08/2013
Edad : 67

Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. Empty
MensajeTema: Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo.   Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. Icon_minitimeJue 12 Mar 2015, 00:57

¡¡¡CONSECUENCIAS REALES DE LAS SOMBRAS ESAS!!!.


Estaba cruzando la calle y ya aproximándome a la acera cuando la ví. Intenté esquivar su presencia, ya la había observado en anteriores ocasiones y conocía su “modus operandi”.
Me abordó sin contemplaciones, literalmente, me cerró el paso con su enorme circunferencia de humanidad, no tuve mas opción que escucharla. ¡¡¡Cómprame esta rama de romero y te irá bien, mejorarán tus negocios y tu salud!!!. No tenía yo el día para embrujos, así que de un modo grosero le sugerí que se fuera a preparar un guiso y añadiera “su romero” como condimento!. Continué mi camino y le escuché como me dirigía su “maldición personalizada”.
¡Ojalá caigas y te partas la crisma!. ¡Que nunca más se te “levante” y si lo hace que no se te vuelva a bajar!. Interiormente me reía de las maldiciones de la vieja gitana. Maldiciones a mí…lo que me faltaba. ¡A mis años con chorradas!.
Me llamo Francisco José, -Paco para los amigos-, pero ninguno de mis apellidos es Grey.
Algunas cosas se viven dos veces, una cuando ocurren y otra cuando se escriben.
Finalicé el día sin mayores contratiempos y regresé a mi morada para dormir una noche más.
Hacía varios días que mi compañera me había hablado de un libro que había leído cuyo título era “cincuenta sombras de Grey”. No sabía nada del contenido del libro, pero yo la observaba y le veía los ojos brillantes y estaba muy inquieta y alegre, mas “animada” de lo habitual. Pensaba que era debido al cambio de tiempo, eran días cálidos y soleados y lógicamente el cuerpo agradece las caricias del sol. Luego se compró otro libro y me explicó que era la continuación del primero y que el relato constaba de tres partes. Añadió que nos iría bien que yo me leyera la trilogía y aprendiera algunas “cosas” de las que allí se relataban. Le contesté amablemente, que la vista me falla y aprovechando que ella ya los había leído que me hiciera un resumen pormenorizado.
Y lo hizo…..¡¡vaya que si lo hizo!!.
En la primera ocasión que tuve, fui al banco y saqué todos los ahorrillos que tenía. La empresa que iba a acometer, bien merecía la pena.
Prepárate Paco, ¡¡hoy es el día!!. Pensé. Era justo lo que esperaba para llevar a cabo mi plan.
El día se prestaba para ello, llovía intensamente, caminé por la acera, con la bufanda rodeando mi cuello y tapando mi boca, llevaba las gafas oscuras puestas, el cuello del chaquetón levantado, el paraguas abierto,,, pensaba, de esta pinta, no me reconoce ni el mismísimo CNI. Imaginaba mi parecido con el detective protagonista de la “pantera rosa”.
Regresé por la acera de nuevo, me detuve en un escaparate próximo a mi destino, oteé lo que pude en todas direcciones y no ví nada sospechoso, así que: ¡DECIDÍ ENTRAR!. Como llevaba las gafas oscuras puestas, (mi ignorancia me hizo pensar que si yo lo veía todo oscuro, los demás me vería a mí de la misma forma), no me percaté del escalón y tropecé empujando la puerta del “sexshop” y cayendo al suelo tan largo soy a la vez que sonaba la campanilla de la puerta y la dependienta gritaba pensando que era un atraco con violencia, no había cerrado el paraguas y se quedó abierto en plena calle. El cliente que estaba en ese momento mirando “mercancía” para llevar, optó por irse, abandonando precipitadamente el local y como yo aún continuaba en el suelo, el asustado caballero, en su huida, me pisó dos dedos de la mano izquierda. Una vez repuesto de la caída, mi maltrecho cuerpo acusaba los golpes, -me dolían las magulladuras-, la dependienta me miraba con asombro y sospecha, le expliqué el motivo de mi visita al lugar y le conté lo que deseaba.
En mi caída, las gafas se habían roto y me provocaron un corte a la altura de la sién, por lo que intentaba tapar la pequeña hemorragia con mi pañuelo de algodón blanco.
Una vez aclarada la extraña situación, la empleada se tranquilizó y me atendió con suma delicadeza. Afortunadamente no había nadie más, me miraba con cara de sorpresa, imagino que interiormente se estaba cachondeando a mi costa, pero no debí de ser el único que compró tantos artilugios, viendo la soltura con la que ponía encima del mostrador todo lo que según “su experiencia” yo iba a necesitar. Fue colocando encima de la mesa, a la vez que me explicaba para que iba a servir todo aquello y como debía usarlo, cosas que nunca imaginé que pudieran existir. Unos látigos, los había de colores, con mangos fálicos. Me mostró varios juegos de grilletes, del tipo de los usados por la policía. ¿Y esto ?. Pregunté. Me explicó que se usan para “someter” a la pareja.
Desde luego, debe de haber parejas muy rebeldes, mira que tener que engrilletar al otro para somerterlo….¡Ya le vale!.
Me enseño también máscaras, antifaces, bolas con unas cintas que se usan para poner en la boca para que la “victima” no chille. Lo cierto es que todo aquello empezaba a asustarme. Dudaba que la idea de mi compañera fuera buena. Pensaba que la muy astuta me echaba a mí a los leones y ella se quedó esperando a que yo fuera con “la compra”.
Puso encima del mostrador una serie de potingues y me fue explicando que este “da frío”, este otro “da calor”, este “pica”, este es un “dilatador”, este prolonga la “acción”, este “estira”, este “lubrica”. Los miraba a la vez que pensaba, que en muchas cocinas, no hay tanta variedad de “especias”. Pregunté: ¿Me puedes escribir una guía para saber para que sirve cada uno?.
Contestó que no era necesario, cada uno lleva sus indicaciones.
Luego me indicó que llevara también un “vibrador electrónico”. Ella misma se encargó de elegirlo, dijo que era una “novedad” y que tenía uno en su casa. Insistió en que lo comprara “por si hace falta”. ¡Nunca se sabe!.
Echaba números mentales, mis ahorros se estaban evaporando a pasos agigantados y mientras pensaba en ello, puso delante de mis ojos, un conjunto de lencería que hizo que me entrara una sensación indescriptible. Sin saber el motivo, los dolores fruto de la caída, ¡¡ desaparecieron ¡¡. Preguntó si iba a necesitar preservativos, no recuerdo la cantidad de colores y sabores que me ofreció. Decliné la oferta, mi compañera, dice que le gusta todo “natural”.
Al final, me dijo que como el importe, era elevado, la casa me obsequiaba con unas “bolas chinas”.
Inventario final:
Dos juegos de grilletes.
Un antifaz.
Un látigo.
Un juego de cremas variadas.
Un vibrador.
Una bola de “bocado jerezano”, no se a que yegua se lo tendré que poner.
Unas pinzas, no se para que sirven, será para colgar la lencería para que se seque.
Un conjunto erótico/porno/festivo
Unas bolas chinas.
Me embaló toda la compra en papel de regalo y lo puso todo en una bolsa en cuyo exterior se podía leer: “SUEÑOS Y FANTASIAS”.
Pagué religiosamente el elevado importe, me subí el cuello del chaquetón y me tapé los morros con la bufanda.
De esta guisa puse el pié en la calle, justo cuando más torrencialmente llovía y yo sin paraguas. Afortunadamente, las gafas se habían roto y evité la tentación de volver a ponerlas. Con la lluvia, el corte en la sien, comenzó a sangrar de nuevo, cosa que ignoraba. Me estaba empapando hasta el tanga masculino que había comprado días antes para esta inenarrable ocasión. Me puse como protección la bolsa del sexshop con todo su contenido en la cabeza.
En cuanto me alejé a una prudente distancia, busqué un bar abierto y me metí dentro. Pedí una botella de agua y con mucho disimulo, engullí las tres pastillas de “Viagra” que me había pasado Crescencio. A él se las dan con receta, dice que está como un roble y que puede tomar las que sea y cuenta el cabrón que pone a la parienta mirando a “Cuenca” dos veces al día. Al desayuno y a la merienda. Yo pienso que miente, la Isidora, no aguanta tanta tralla. Aunque a saber si la prótesis de cadera la ha rejuvenecido.
Busqué un taxi libre con desesperación, siempre que llueve no hay, al fin pude pillar uno y puse rumbo a recoger a mi “cómplice”.
Estas modernas tecnologías, escapan a mi deteriorada inteligencia, no se manejar estos teléfonos móviles, me quedé en la rueda de números, así que le dije al taxista la dirección y le pedí que esperara porque iba a recoger a Maruja, mi compañera.
Ya en el taxi, le indicamos al conductor, no sin cierto nerviosismo, la dirección del hotel al que ya hacía tres días que habíamos reservado una habitación con las paredes pintadas de “ROJO”. Pasamos por recepción y después de esperar a que unos clientes resolvieran sus dudas, nos acercamos y previa identificación, nos hicieron los papeles y nos dieron una tarjeta de plástico, que dijeron era la llave. “Tiempos modernos”.
Subimos en el ascensor, las piernas me temblaban, el corazón se me aceleraba, no sabía donde poner la bolsa de los artilugios, parecía que las puertas de la cabina no se iban a cerrar nunca. Miraba a Maruja y la muy cabrona se reía. Notaba que mi “cosa” se estaba poniendo a tono, casi que me sentía capaz de empujar el botón del ascensor con “ella” para marcar el piso decimoquinto al que íbamos. Me sentí como un completo idiota, pero bueno, aquello prometía y yo me proponía estar a la altura. ¡¡Notaba como las pastillas milagrosas estaban haciendo “efecto”!!.
Metimos la tarjeta en la ranura de la puerta, recuerdo que se abrió al cuarto intento, sin gafas no vemos nada ninguno de los dos y en aquella ocasión queríamos aparentar más jóvenes de lo que realmente somos. Al fin, se abrió la puerta y la cerramos mucho más rápido de lo que tardamos en abrirla.
¡¡¡Ya está!!! Exclamamos al unísono. Ambos ignorábamos la aventura que nos esperaba…..
Miramos el “cuarto”. Rojo como las llamas del mismísimo infierno. Recuerdo que dijo, “cariño, tengo que ir al baño”. Justo ahora, que mi próstata reclama vaciado urgente de vejiga. Tuvo todo el día y tiene que ir al baño “justo ahora”. Esta mujer, ¡me supera!.
Mientras espero, voy desembalando las compras, imaginando que es lo que vamos hacer con todo “aquello”. Estaba de espaldas a la puerta del baño, cuando escucho un sugerente silbido, me vuelvo y de la sorpresa caí de espaldas aterrorizado.
Como ella estaba en el pasillo que da a la salida de la habitación, no podía huir por la puerta, pensé en saltar por la ventana. Recordé que la habitación que nos había dado estaba en el piso decimoquinto, ¡demasiada altura!, pensé. Volví a mirarla y buscando una solución milagrosa, recordé lo que había en la bolsa. Tengo una “idea” brillante, dije. Maruja, amor mío, que guapísima estás, que bien te queda ese “corsé”, (sus tetas se salián por la parte superior, desafiaban la ley de la gravedad), llevaba una liga en la pierna izquierda, la otra se debió olvidar ponérsela. (Luego me explicó que solo se pone una, será por ahorrar, “esto de la crisis”). Puse en juego todas mis escasas dotes de seducción para convencerla , pero como la luz era tenue, no pude ver bien su expresión. ¡¡¡¡Mira!!!!. Te he comprado este conjunto que te irá mejor con el color de tus ojos. A decir verdad, no sé de que color son sus ojos, los hombres, por norma no apreciamos tantos colores.
Lo contemplaba y me dijo, -cariño, ¿De verdad piensas que yo quepo ahí dentro?-. Le dije, sin duda, amor mío. Este te va a quedar rompedor, mas tarde comprobé como efectivamente se rompía porque faltaban dos tallas. La cabrona de la dependienta me dijo que servía para todas las mujeres. “Talla única”. Para mi Maruja, no sirve.
Las pastillas había hecho su mágico efecto y mi Maruja me parecía la mejor hembra del mundo, así que entre arrumacos, abrazos, besos y mete mano por aquí y por allá, el ambiente se fue calentando y esto había que empezar a resolverlo cuanto antes…….nos fuimos desnudando y yo me quedé con una gruesa y corta cadena de acero inoxidable que no me quitaba porque se partió el pulsador de apertura, como única prenda.
Ahora ponte tu aquí, ahora yo me ponga allá, mejor un poco de lado, pasa tu arriba y ya una vez entrenados, aprovechó para recordarme que hay un número que se lee igual al derecho y al revés y me dijo que si lo adivinaba que me haría algo que me iba hacer feliz. Así que aprendí a “comer” y ¡rico sabía!. Aún hoy, tengo la sensación de tener pelos en la garganta. Y me comió hasta dejarme casi seco. Ligeramente jadeantes y sudorosos, ella que se sabía de memoria todos los capítulos de las sombras esas, me dijo: “ATAME”.
¡¡Y ahí la liamos gorda!!. Se puso con el culo en pompa y le puse unos grilletes en los tobillos, otros en las muñecas, le tapé los ojos con el antifaz, me dijo que usara los potingues que había comprado. Como no veía bien y cargado de emociones, decidí poner un poco de “todos” los frascos en los “dos agujeros disponibles”. Saqué el vibrador “Rabit”, -pude leer-, lo encendí y vi como aquello se movía ondulantemente,,,, ¡¡que inventos!!. Con todo este equipo colocado, me puse detrás a darle con todo lo que tenía y por donde podía. Gritaba, gemía, suspiraba, jadeaba, - pégame decía- cogí el látigo y le aticé con ganas, pensaba, ahora me las vas a pagar, zorra. Gritaba, ¡¡MAS!!,,, ¡¡MAS!!,,, en ese capítulo, se partió el látigo. Gritó: “¡¡¡AMORDAZAME!!!”. Hace un tiempo me diagnosticaron una “hipoacusia”, vamos, que estoy sordo como una tapia, por eso me grita tanto. Yo sumiso y obediente, le puse el “bocado equino” y se lo até en la nuca. A partir de este momento, todo lo que farfullaba era ininteligible para mí, así que intentaba adivinar lo que pretendía. “¡¡¡EGANE!!!” Y yo le cascaba duro. En uno de los embites, clavó la cara contra la almohada, se soltó el amarre de la pelota que tenía en la boca y se atragantó con la bola. No me había percatado de la situación, yo iba a lo mío, notaba que ella había cambiado el ritmo de las convulsiones, pensé esta se está divirtiendo de lo lindo, hasta que noto que sus movimientos parecen fruto de la epilepsia. Veo que falta la cinta y la bola y me doy cuenta de lo que ocurre, había oído que cuando algo se atasca en la garganta, hay que golpear fuerte en la espalda y le aticé un puñetazo como para tumbar a un buey. Salió disparada la bola, llevando consigo la dentadura postiza de Maruja y un estertor que parecía venir del “mas allá”. Me abrazo a ella con ánimo de consolarla y cuando veo que se empieza a recuperar, me dice: ¡¡edes un fezazo ze zabrón!! , intento separarme y me doy cuenta que mi cadena se ha enganchado en los grilletes que lleva en la muñecas. Como le falta la dentadura y debido a mi sordera, no entiendo nada de lo que dice. Los nervios me asaltan, noto que en una de las embestidas, mi pene entra por error en el agujero del vicio de mi Maruja, le escuchaba decir algo así como ¡¡¡PARA!!!, ,,,¡¡¡PARA!!!,,, ¡¡¡PARA!!!, -para parar estaba yo-, la tenía del tamaño de un caballo pura raza y estaba salido del “todo”. Noto que empieza a picarme, de pronto lo siento frío, al instante me arde de calor, pero eso sí, de disminuir de tamaño,,, ”NADA”.
Quiero desengancharme, ya he jugado mas que suficiente. Tiro de ella bruscamente a ver si se rompe la cadena o los grilletes y nos vamos los dos al suelo. Aquí fue donde me quebré la cadera y tres dedos de la mano derecha y Maruja una fractura en el codo derecho y otra en la rodilla izquierda. Los jadeos se convirtieron en gritos de desesperación. Como soy el único que tiene las manos libres, pude llamar a recepción pidiendo ayuda. Transcurrió una eternidad, ellos dijeron que solo cuatro minutos, tumbados en el suelo, llenos de dolores y en unas posiciones que no figuran en el Kamasutra, se abrió la puerta y entró la “camarera”. Noté que se acercaba, debido a mi postura, no podía verla. Se dio cuenta de lo que pasaba y soltó una sonora carcajada. Dijo, los grilletes tienen un botoncito para soltarlos. Se notaba que ya había “practicado”, la muy zorra. Y soltó los que atenazaban las muñecas de Maruja. En esa posición, pude liberar mi pene de la prisión de los interiores de mi Maruja, al sacarlo con rapidez, debido al escozor que sentía, tropezó con los morros de la camarera que intentaba abrir los grilletes de los tobillos de Maruja. La muy hija de puta, agarró el vibrador y me atizó con el, -está relleno de bolas de acero-, en todo el ojo derecho perdiendo la visión en el mismo instantáneamente.
Salió de la habitación diciendo no se que de la policía, de los bomberos y algo del 112. Pensé, mas números no, por favor.
Maruja se quejaba, yo la miraba con el ojo que me quedaba, aquello no era lo que habíamos imaginado, no sé el tiempo que llevábamos tirados en el suelo, cuando entraron dos señoritas, volví a pensar, ¿a que me atizan en el ojo sano?. Falsa alarma, era la doctora de guardia y la enfermera acompañante.
Nos miraron no se que de la tensión y del ritmo y llamaron a dos sendas ambulancias.
Primero subieron a la camilla a Maruja y ví como abandonaba la habitación y yo quedaba tirado solo en el suelo. Mas tarde, vinieron a por mí en otra camilla, similar a la anterior, debajo de la sábana que me cubría, se notaba desde lejos el montículo, fruto de las pastillas del cabrón del Crescencio. Me bajaron en el ascensor y salimos del hotel. Nada mas cruzar el umbral de la puerta, escuché una algarabía de gente con cámaras y micrófonos que preguntaban si había denuncias previas, si era la primera vez, no entendía nada. Camino del hospital, me dijo el enfermero que eran los de Antena tres, Telecinco y La Sexta. ¡¡Anda!!. ¡Voy a salir en la tele!.
En el hospital, nos pusieron en habitaciones separadas. De nada sirvió decirles que estábamos emparejados y que llevábamos juntos un tiempo. La habitación, disponía de televisión. En los días posteriores, salimos en todos los telediarios
Aún no estaba plenamente recuperado, cuando recibí la visita de una señorita de grandes tetas y pequeñas gafas. Bueno, pensé, al fin “algo agradable”. Resulto ser eso que llaman “psicóloga”.
Me hizo un sinfín de preguntas…..que si de niño me habían pegado, que si era gay, no entendí, luego me dijo que maricón. Maricón NO, ¡un respeto!. Que si mis padres, que si el colegio, que si la mili, que si lo “había hecho mas veces”. Que si me apetece volver hacerlo….. No recuerdo lo que le dije, solo miraba como se abría y cerraba su canalillo. Deberían prohibir las visitadoras insinuantes en los hospitales.
Cuando me dieron el alta hospitalaria, me avisaron que me estaban esperando. Me alegré, tiempo hacía que nadie venía a buscarme, algún amigo que se habrá enterado, ¡con esto de la tele!.
Me recogió un coche en cuyos laterales se podía leer: CNP y acabé en comisaría declarando. Vino un tipo esmirriado, con carpeta, bolígrafo y grabadora a interrogarme. Pse, había visto montones de películas de poli bueno, poli malo, café, tabaco,,,,polis a mi,,,,anda ya ¡¡a otro con ese cuento!!
P. ¿Cómo se llama?.
R. Francisco José.
P. ¿Dónde nació?.
R. En terracastán de los montadores.
P. ¿Cuántos años tiene?.
R. Ochenta y dos.
P. ¿Porqué le pegó a Maruja?.
R. Ella me lo ordenó.
P. ¿Lo había hecho más veces?
R. No. Es ella la que siempre me pega a mi.
--¡MIENTE!—Dijo el poli.
Con el grito me asusté. Anda que como tenga que esposar a éste,,,, ¡a ver como coño lo explico!.
Al final, se remitieron diligencias al juzgado y con la declaración aportada por Maruja, un juez benevolente me absolvió.
Ahora, estamos juntos otra vez, en la residencia de ancianos, de donde nunca debimos salir. El director nos ha prohibido abandonar las instalaciones, so pena de expulsión definitiva. Maruja ha visitado a su odontólogo y le han hecho una dentadura nueva que pagará en cómodos e inaplazables plazos. Le han dicho que la rodilla, debido a sus setenta y nueva años, no tiene solución, así que va cojeando a mi lado. El codo, le ha quedado con limitación de movimiento, interiormente me alegro, así no me atiza con su muleta.
Yo, con la prótesis de cadera y con los dedos torcidos, voy tirando, menos cada día. La visión del ojo no la he recuperado. El Crescencio, me sugiere que ponga una demanda a la camarera. Lo que no sabe es que la camarera me demandó a mí por intento de violación. Además de las lesiones evidentes, tuvieron que hacerme un drenaje de emergencia para “bajarme” la inflamación de mi “cosita” y ahora solo sirve para mear.
¡¡No pasa un día sin que recuerde a la hija de puta de la gitana y su romero!!
Escribo esto con el ánimo de que nos ocurra a ninguno de vosotros, queridos amigos y recordad:
“””””SI QUIERE FIESTA, QUE VENGA ATADA DE CASA”””””
PD.- Ha dicho Maruja que a continuación escribirá su versión desde su placer y sufrimiento.

Todos los derechos, los torcidos y los retorcidos, absolutamente reservados!!!!!
(Shadows anonimus).
Volver arriba Ir abajo
Buhogris

7ª
Buhogris


Mensajes : 694
Fecha de inscripción : 18/04/2011
Edad : 60

Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. Empty
MensajeTema: Re: Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo.   Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. Icon_minitimeVie 13 Mar 2015, 10:08

Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. 1566185471 Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. 1566185471 Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. 1566185471 Extraordinario Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. 196738645 .
No he leido los libros famosos,pero he visto la pelicula y me he aburrido como una ostra.Supongo que con los libros,al ser la imaginacion la que trabaja,sera otra cosa.Pero mucho me temo,que el supuesto efecto afrodisiaco del que tanto hablan,solo surte efecto,en las mentes de amas de casa reprimidas,que en la vida se les ha pasado por la cabeza,ir mas alla del tipico misionero y a ser posible,con la luz apagada Rolling Eyes .Sinceramente,a mi me parecio una tomadura de pelo.Mucho mejor este relato,que al menos,te arranca unas carcajadas Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. 4061443811 .
Volver arriba Ir abajo
http://www.esperasjabali.com/foro/index.php
elisa
Administrador
Administrador
elisa


Mensajes : 5202
Fecha de inscripción : 27/05/2011
Edad : 53

Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. Empty
MensajeTema: Re: Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo.   Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. Icon_minitimeVie 13 Mar 2015, 15:24

Tampoco yo puedo opinar sobre los libros porque no los he leído, pero eso sí, cuando me puse a repasar los temas del foro y vi éste relato se me acabaron saltando las lágrimas en pleno metro a las 8 de la mañana. Con razón alguno me miraba como las vacas al tren Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. 1566185471 Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. 1566185471 Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. 1566185471 Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. 1566185471

_________________
La Generala, ejem... de tú, por favorrrr ... [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]  
Volver arriba Ir abajo
viti
Administrador
Administrador
viti


Mensajes : 20469
Fecha de inscripción : 19/03/2011
Edad : 57

Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. Empty
MensajeTema: Re: Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo.   Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. Icon_minitimeVie 13 Mar 2015, 15:42

jjjj muy bueno

_________________
EL PEOR ENEMIGO DE UN ARMA ES EL OXIDO Y LOS POLITICOS
TU ODIAS A ESPAÑA YO A TU PUTA MADRE¡¡¡¡¡¡
[size=10]


17-06-2014  D. DIEGO GODOY HORRILLO D.E.P
14-12-2020  D.  ENRIQUE CASTRO  -  BILOAYE D.E.P
25-4-2021    D. JAVIER PORTELA -- HOLLAND D.E.P
31-10-2023  D. JOSE RAMON SAN MARTIN -- EL NAVAJO D.E.P

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

NO OS OLVIDAMOS
Volver arriba Ir abajo
https://www.cazayarmas.org
cooper
Vieja Gloria
Vieja Gloria
cooper


Mensajes : 2649
Fecha de inscripción : 18/09/2011
Edad : 66

Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. Empty
MensajeTema: Re: Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo.   Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. Icon_minitimeSáb 14 Mar 2015, 09:58

A ver Tino , que en mi pueblo no hay tiendas de esos complementos.

Tengo una revolución en casa ya que hemos vuelto la maquina de reñir y yo a los tiempos de solteros , pues la niña medio se ha independizado y ya no me riñe por nada .

Yo no voy a comprar ese puto libro , pues de la caza que habla no me gusta nada , pero estoy rebuscando unos apuntes que tenía de cuando era joven del famoso kamasutra , que no me acuerdo que reserva de caza era .

Me voy a poner una peluca de esas de carnavales y un tanga que me regaló algun cabrón y ya os contaré el éxito que he tenido , aunque la bruja se sabe todos mis trucos .

Si no funciona , le tiro los tejos a la vecina , que de esto no entiende ni hostias .

Gracias por animar el fin de semana .


Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. 3399786553 Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. 1566185471 Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. 1566185471
Volver arriba Ir abajo
Enjarao
Moderador
Moderador
Enjarao


Mensajes : 5642
Fecha de inscripción : 17/11/2012

Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. Empty
MensajeTema: Re: Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo.   Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. Icon_minitimeDom 15 Mar 2015, 19:46

Joe con la gitana, si la ve que le pegue un tiro antes de que diga ni pio:sm220: Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. 1566185471 Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. 1566185471 Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. 1566185471

_________________
Mientras mas practiques... mas suerte tendrás (Fred Bear).
Volver arriba Ir abajo
Alfonso Marin

9ª



Mensajes : 130
Fecha de inscripción : 28/08/2013

Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. Empty
MensajeTema: Re: Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo.   Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. Icon_minitimeMiér 18 Mar 2015, 12:46

Quien llegara a esa edad y con esas cicatrices de guerra. Tiene que ser el puto amo del asilo. De carcajada continua el relato.
Volver arriba Ir abajo
jofogo
Baja Voluntaria
Baja Voluntaria



Mensajes : 2056
Fecha de inscripción : 02/06/2013

Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. Empty
MensajeTema: Re: Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo.   Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. Icon_minitimeMiér 18 Mar 2015, 17:05

Muy bueno...
Cooper si ya no te riñen, te cedo mi sitio, en casa hay cinco mujeres...
Volver arriba Ir abajo
pepdark
Posta Lobera
Posta Lobera
pepdark


Mensajes : 4449
Fecha de inscripción : 29/12/2012
Edad : 56

Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. Empty
MensajeTema: Re: Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo.   Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. Icon_minitimeMiér 18 Mar 2015, 22:28

Con lo bonita que es la postura del misionero de toda la vida!!!! Mejor moderarse en todo y más a esa edad que las pastillitas de marras tienen su peligro.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado





Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. Empty
MensajeTema: Re: Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo.   Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 
Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo.
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Elección de rifle en el 338 wm.
» Un relato.
» La liebre de Las Montalbas...
» El viejo duende.
» Del Tronco a la culata

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Caza & Armas :: Este es el relato que aconteció a un querido amigo. Me rogó contarlo. Zzzzzz12LA CHIMENEA :: Ocio y Humor-
Cambiar a: