ÍndiceÍndice  PortalPortal  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte
 

 El despertar primaveral de los esbardos

Ir abajo 
AutorMensaje
viti
Administrador
Administrador
viti

Mensajes : 17887
Fecha de inscripción : 19/03/2011
Edad : 52

El despertar primaveral de los esbardos Empty
MensajeTema: El despertar primaveral de los esbardos   El despertar primaveral de los esbardos Icon_minitimeMiér Mayo 03, 2017 2:54 pm

El despertar primaveral de los esbardos

El luanquín Maxi Díez capta con su cámara las primeras escenas de osas con crías en el occidente asturiano después de salir de la hibernación: "Es una experiencia única"

oviedo, mónica g. salas 03.05.2017 | 11:45


Más de diez horas de espera ante el objetivo de una cámara, camuflado en la naturaleza, en silencio y grabando, casi sin parpadear, cada minuto de ese espectáculo. Así consigue el luanquín Maxi Lima Díez Reyes las primeras escenas de osas con crías en Asturias tras salir de su hibernación. Es el despertar primaveral de los esbardos: "una experiencia única", según cuenta este aficionado a la fotografía. Fruto de su paciencia, salen unas de las imágenes más cotizadas del paraíso y por las que se "pelean" multitud de profesionales en esta época del año. "Es difícil describir la sensación que sientes. Hay que probarlo", asegura Díez.

Sus fotografías nos transportan hasta los montes del suroccidente asturiano, donde la población del oso pardo casi llega a los 200 ejemplares. Las últimas estadísticas, adelantadas por la Fundación Oso Pardo, señalan que en la Cordillera Cantábrica hay más de 250 plantígrados entre las supboblaciones occidental y oriental. Esta evolución de la especie, alimentada por el aumento de crías, hace las esperas de Maxi Díez y otros colegas más entretenidas. Lo normal ya no es sólo ver a un oso, sino a dos, a tres, a cuatro... El premio gordo es cuando encima cazas con la cámara a una hembra con sus esbardos.

"Pero para eso no hay horario", dice el luanquín, de 39 años. Y tampoco prisa. Las crías nacidas este año se dejaron ver por primera vez en los montes del Principado el pasado mes de marzo. Permanecen de uno a cuatro meses mamando en la osera, hasta que cuando alcanzan el peso de tres o cuatro kilo salen a conocer el mundo exterior con su madre. La actividad diurna de las crías y las hembras gira en torno a la búsqueda de comida, aunque los esbardos dedican muchas horas al juego, que es para ellos un buen entrenamiento físico y una forma de reconocer el medio que los rodea. Las imágenes de Maxi Díez muestran a varios oseznos, siempre acompañados de su madre, haciendo recorridos imposibles por la montaña asturiana. Algunos de estos pequeños se atreven incluso a escalar grandes cimas sin mirar atrás. Han nacido para no tener miedo y ser los amos de la madre naturaleza.

Las fotografías cedidas a LA NUEVA ESPAÑA por el luanquín fueron tomadas estos meses en el Occidente asturiano. Maxi Díez prefiere no dar más detalles de su ubicación "por respeto a la especie". La locura por captar osos salvajes llega a tal nivel que los aficionados se mueven de un sitio a otro con sus pesados equipos al más mínimo mensaje que reciben en su móvil que diga: "Aquí hay osos". Es el "boom" del turismo de avistamiento de fauna silvestre en la región.

Maxi Díez, que inmortaliza con su cámara todo tipo de animales: lobos, rebecos, corzos, nutrias, águilas reales..., lleva diez años volcados en la búsqueda del oso pardo, emblema de la conservación asturiana. Para verlo sin molestar hace falta mucha paciencia: "Normalmente me tiro diez o doce horas. Hago esperas tanto al amanecer como al atardecer". Es justo cuando los plantígrados tienen mayor actividad, aunque en primavera multiplican su movimiento, ya que también es época de celo. Los machos persiguen sin descanso a las hembras e intentan separarlas de sus grupos familiares. Es en estos meses cuando existe mayor riesgo de infanticidios, es decir, el macho mata a las crías para que así la hembra vuelva a entrar en celo. Está comprobado que a los cuatro días de haber perdido a sus oseznos, la osa vuelve recupera el apetito. Normalmente, el macho que ataca nunca es el padre de las crías, ya que es capaz de diferenciarlas, según los investigadores. En la última década, el número de crías aumentó un 37,5%.

"Molinera", más delgada

La osa "Molinera", que habita en el cercado del monte Fernanchín en los Valles del Trubia, salió más delgada de su hibernación, el pasado 19 de marzo. Según cuenta su criador y gerente de la Fundación Oso Asturias, José Tuñón, entró en este período de letargo el pasado 16 de diciembre con unos 104 kilos de peso y salió con 86. "La vimos con mucho mejor aspecto de lo que esperábamos", explica Tuñón, que asegura que éste es el primer invierno que hace una "hibernación en condiciones". El año pasado, "sólo fueron veinte días". Ahora la joven osa, rescatada herida en septiembre de 2013 en el puerto de Leitariegos, se alimenta de las lombrices y los insectos que encuentra por el cercado y del menú a base de verduras, pescado y carne que le proporciona la Fundación Oso.



El despertar primaveral de los esbardos [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] vía @lanuevaespana
Volver arriba Ir abajo
http://www.cazayarmas.org
 
El despertar primaveral de los esbardos
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Caza & Armas :: El despertar primaveral de los esbardos Zzzzzz12 GENERAL :: Noticias-
Cambiar a: