ÍndiceÍndice  PortalPortal  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte
 

 Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades

Ir abajo 
AutorMensaje
Quatermain
Mostacilla
Mostacilla


Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 09/11/2013
Edad : 60

Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades Empty
MensajeTema: Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades   Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades Icon_minitimeMar 11 Ago 2015, 08:42

CALZONES SUCIOS Y LAS DIFICULTADES
Hacía ya seis meses desde que empeoró la madre de Juana. Después de aquella primera recaída parecía que se había recuperado bastante bien, pero con esas edades “nadie se recupera bastante bien”. Juana había hecho varias escapadas a la capital pero mucho más breves. No estaba más que un día fuera. La economía no daba para más. El tiempo de ver que la madre, estaba todavía en activo, dar unas instrucciones a la hermana (ella le daba instrucciones a todo bicho viviente) y vuelta al pueblo. Esas escapadas eran las que daban “vidilla” a Mario.
En esta ocasión tenía el encargo preciso, por parte de la Juana de que a ver si conseguía algo de carne de los amigos. Ella sabía perfectamente que la carne de monte “se la regalaban los amigos” cuando ella estaba fuera. Normalmente se hacía la tonta, entre otras cosas porque no podía hacer nada para evitarlo. Y en estos seis meses, los dineros y los recursos de la casa habían menguado. La vaca vieja había cascado ( “me refiero a la vaca no a la suegra, ¡por Dios!”…), habían tenido que vender la otra vaca y el ternero también se malogró al poco de nacer. No les quedaban cochinos y las gallinas cada vez eran menos numerosas. Villalba del Fresno se iba despoblando al igual que otros pueblos vecinos. Con menos habitantes se resentía la venta de la cestería artesanal. La cosa estaba muy mal y eso se notaba en la despensa. Consciente de la situación, Juana le tiraba pildorazos a Mario, cada vez que se iba a vigilar a la hermana, (que era a lo que iba). No podía pedirle que cazara de forma directa, (más que nada por amor propio). Pero le recordaba que los potajes de verdura estaban mejor con algo de “chicha consistente” de origen animal.
Mario se dejaba querer, pero tenía un problema, que por supuesto no le comentaba a la Juana. ¡La munición…!. Cada vez tenía menos. Sabía que los amigos, acuciados de la misma carestía que él, recargaban. Pero no sabía ni como, ni de donde, sacaban el material.
La necesidad agudiza el ingenio pero no sabía cómo resolver al problema…¡aún!. Por otra parte, el campo se iba abandonando y las huertas, antaño tan numerosas estaban la mitad sin cultivar. Este estado de cosas afectaba a toda la sierra, y esa necesidad aumentaba el número de habitantes de la sierra armados con lazos, trampas, escopetas y mucha hambre.
Como otras veces, cuando se iba Juana, él se echaba al monte. Pero no podía hacerlo con la tranquilidad de antes. El regajo del Manantío Grande, traía menos agua y había que regar más veces con menos cantidad, hasta que se agotaba esta. Nadie limpiaba el nacimiento del manantial y ya se sabe...si no se limpian se van agostando poco a poco.
La huerta de Jacinto estaba abandonada desde que al pobre Jacinto se lo llevó la familia a una residencia en la ciudad, después de que le diera la trombosis. Pero el “cauce de agua” del tiempo de los romanos seguía como si no pasaran los años. La higueras, sin podar y con las ramas rozando el suelo seguían en el mismo sitio. Recordó el “marrano de los ronquios” como él lo bautizó y se encaminó a la huerta con su escopeta como un toro buscando la querencia. La necesidad guía los pasos del necesitado. Desde entonces no había vuelto por allí. No estaban las preciosas berenjenas del Jacinto, los frutales estaban casi vacíos de fruta por falta de poda, y ver un animal debajo de las higueras era imposible porque se tapaban con el ramaje que llegaba al suelo. ¡Eso sí!..., seguían produciendo higos a espuertas. Higos que nadie recolectaba. La baña de los cochinos seguía intacta, bueno intacta no, porque esa noche se habían bañado, y estaba turbia. Apartó las ramas de la higuera grande…
-¡Hay que vé lo cacrecío la joia jiguera!
Y se metió debajo. Cabía perfectamente de pié, y miró el suelo como un pistero africano…
-Entran guarrines… , ¡menua piarilla!... Ni unomaj de arroba y media… Ganao menudo, ¡un tejón!...¡joputa er tejón!…po no que le gustan lojigos ar cabrón… Una res de pelo… una pepa o un mozolampiño… la zorras… questán en tos laos. Mestán dejando er monte sin gazapos las puñeteras… ¡mira onde san cagao!. …Marranos dalcurnia ni uno. Ondeandarán los mu espabilaos.
Vuelta a la higuera blanca, no hay plantas de berenjenas con las que taparse, pero la higuera está como las demás, con las ramas hasta el suelo. Las piedras siguen en el mismo sitio.
-¡Aonde iban a dí…!
Cortando unas ramas y hojas hace una tronera, por la que disparar, hoy hay una buena luna y se puede apuntar bien. Se limpia la leche de las ramas de la higuera en los pantalones, que se quedan pringosos hasta que se seca y acomoda las piedras.
-¡gueno… a ve como se dá!
Le coloca las orejillas a la de los perrillos, y le mete su “última bala”, (realmente que mal está la cosa) al caño derecho y en el izquierdo mete un cartucho con perdigón zorrero, que no por los zorros, sino porque es lo mayor que tiene ( y solo le quedan dos).
La noche está fresca y tiene la cabeza casi sin pelo, por lo que se encaja la mascota hasta las cejas y se sube el cuello de la pelliza que lleva esa noche.
Se hace de noche y la luna alumbra como si fuera de día.
-¡Mucha lumbre hay hoy!. ¡Esonos gueno!. ( y como no puede elegir las noches de aguardo se resigna).
Debajo de la higuera se oyen ruidos de hojas secas , de mascar higos, aquello es un festival.
-Cagondiez, si habrán entrao pordetras, y no me coscao. No hay forma de verlos y mira cacen, ruío. Eso son los guarrines, de fijo.
Efectivamente, una silueta no mayor que un tejón sale de la higuera la rodea un poco y se vuelve a colar dentro, hozando los higos del suelo.
No ha podido ponerle los puntos de lo ligero que iba. Se callan los ruidos, pero se escucha uno separado como más quedo y pausado.
-¡No quevá a está er padre!…
Mario encara sin sacar la escopeta por la tronera, para que el reflejo de la luna no le dé a los tubos, y espera. Los ruidos son muy, reposados, poco a poco a un metro y medio de altura, a través de las hojas de la higuera aparece la cabeza… de un… de un…
-¡La pepa de los cojones…!
Baja la escopeta, y la observa…, se acuerda de las “instrucciones” de la Juana, y de lo escaso de la despensa, y va subiendo la escopeta lentamente, tanto como tarda la cierva en sacar todo el cuerpo de la higuera, y en colocarse bordeando la copa, para coger higos frescos, en la misma rama donde no llegan otros animales. Nunca ha tirado a una hembra, le repugna, pero… son circunstancias especiales y la necesidad es la necesidad.
-Me vaj a perdoná orejona, pero es que tiés muchos kilos de carne.
Y en contra de sus principios la apunta, con las orejillas, y con el dedo en el derecho, va apretando poco a poco, hasta que suena el tiro. Instintivamente en el último momento como no queriendo ver el instante de la muerte de la pepa ha cerrado el ojo. Y la bala, la última bala, después de arrearle de refilón en el lomo, pasa por encima de la hembra, que tras trastabillar una fracción de segundo se rehace, y sale como un cohete.
Mario asomado a la tronera ve como la cierva se va de rositas. Es la primera vez que falla a esa distancia, y la primera que dispara a una hembra.
-¡La Juana me capa con la sogal pozo!. ¡A vé onde saco yo mas munición!. ¡eztoy fino yo!...
Y se echa la paralela al hombro, y se va para su casa rumiando el fracaso, que aunque en su fuero interno se alegra de haber fallado, no deja de ser un fracaso de principiante.


Un mes más tarde se vuelve a ir Juana. Estando en la cocina, saca la caja de zapatos con los cartuchos desechados. Unos tienen el cartón hinchado otros han perdido los perdigones pero conservan el taco y la pólvora, otros tienen el pistón picado sin arder, etc. Mirándolos como esperando a que le digan algo, se le ocurre…
-La Juana tié los deos casi der calibre doce.
Y se vá a buscar la cesta de la costura de su mujer (que si lo viera lo mata), y busca un dedal de metal liso y sin arabescos, el favorito de Juana para coser. Lo mira y lo remira mientras lo sostiene con dos dedos en alto.
-¡Mu fino me paece…pero pué serví!.
Del establo trae un trozo de tubería de plomo vieja de las que están quitando en el pueblo porque son mejores las de hierro y las tenacillas de marcar a los guarros. Corta trocitos pequeños de plomo, como una uña, y los coloca en el fondo de un cazo. Lo pone en la candela para fundirlos. Agarra el dedal con la tenacilla y con un clavo sobre la madera de cortar la chacina le perfora la punta. El plomo tarda más de lo que él creía en fundirse, pero finalmente se funde. Coloca el dedal con la tenaza apoyado en la madera para tapar el agujero y vierte el plomo dentro, que rebosa y se queda parte, en la tenacilla. Espera a que se enfríe y metiendo otro clavo con la punta chata, por el culo del dedal, con un golpe saca el vaciado, con el borde rebosado unos dos milimetros. Con su navajilla quita las rebabas del rebose y le queda un precioso molde de dedal, que si bien no es del calibre doce, se aproxima bastante. Ha tardado una hora en hacer un solo molde, pero los cinco siguientes los concluye en poco más de dos horas.
¡Seis balas en un pispás!, si ya barruntaba yo que lo que enaprendí del padre, algún día mapañaría.
Cogió varios cartuchos del desecho, los más vistosos, les quitó la munición a los que aún la tenían, y les colocó,… (o al menos lo intentó), las balas.
¡Cagondiez!, ¡se cuelan!, ¡Sequean flojas!. ¡Son demasiado dergás!.
Con papel de estraza, del de envolver la panceta, porque… panceta no queda, le dá tres vueltas a cada “dedal”, con tiras de dos centímetros. Con este suplemento quedan justos y no se salen.
¡A vé como pega esto a los bichos!
Aprovechando que en el pueblo están de fiesta por la Virgen de verano, y cada dos por tres sueltan algún cohetazo, se encamina al corralón y se pilla un saco de los de pienso de las bestias, y en la huerta, anda quince pasos, y lo coloca bocabajo sobre dos cañas de los tomates. Retrocede los quince pasos y apunta con el caño derecho, al letrero de “Gallina Blanca-Purina” que figura en rojo en el medio del saco. ¡¡¡Blommm!!!, y pega en la “B”.
¡Con doscojone!
Amartilla el perrillo del izquierdo,… apunta… ¡¡¡Blommm!!! Y pega… en el saco, porque es grande, pero casi se sale del papel.
¡Pos no se yó si será la bala, o el caño que no la quiere, pero voy a tené que tirá solo de derecho!.
No hace más pruebas porque le quedan cuatro balas. La Juana tiene que estar al caer y el tiempo más que justo. Prepara el macuto con unos tomates, que eso nunca falta, unos rabanillos, y la botella de agua. La manta vieja que ya ha usado otras veces y ¡al campo!. Parece mentira pero cuando traspone la portela del corral, se le cambia la cara. Esta vez está mentalizado de que va a por “carne”.
¡Cagondiez!... ¡Se vaenterá la Juana, lo ques comé carne!
Y coge la vereda del manantío grande que está más lejos que la huerta, pero también es un sitio bueno para las reses.
¡Mu frescas tién que está allí arriba con la caló que jace! ¡A vé si pueo rebañá alguna!
Antes de llegar ya está escuchando jaleo de bichos.
¡Vaya espatarre que tienen ahí formao!.
Golpea el suelo con el pié con mucha suavidad, y observa para dónde va el aire. Como casi siempre viene de los altos de la sierra buscando el valle.
¡Por lo bajos les voy aentrá!
Despacio, muy despacio, sin hacer nada, pero nada…, de ruido, como solo lo sabe hacer alguien que ha pateado mucho el campo, va acercándose al manantío por el mismo regajo arriba, aprovechando, el verde y el murmullo de agua para amortiguar los pasos. Se oculta tras una gran piedra y aprovecha para armar la escopeta, se santigua, en un gesto instintivo que a él mismo le extraña, porque no es muy religioso que digamos, y empieza a asomar la cabeza por encima de la piedra, lo justo para ver el nacimiento del agua. El sitio, viejo conocido, de horas de aguardar conejetes y zorros, es precioso, pese a que ya no es lo que era. En vez de conejetes hay una collera de cervuno.
-¡Un macho encelao y una pepa calentorra! ¡Estamos buenos!. ¡Mejó la jembra…! Asoma la paralela por encima de la piedra, apunta a la pepa, que está bebiendo con la cabeza baja mientras el macho, aún con restos de borra, le Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades 540016961 los bajos.
-¡Esta vez no te voy a guíñá, que maces mucha farta! Y aprieta el gatillo, ¡Blammm!, la pepa cae como un saco mientras el venao, sale “atolondrao” como sin entender que es lo que pasa. Nunca sabrá que el estar encelado, le da a su carne un sabor desagradable, que le ha salvado la vida.
Como siempre vacía y trocea la res muerta, y la lleva en varios viajes a su arcón. Un congelador industrial que le regaló Juan el del bar cuando cerró el negocio y que colocó en el establo con una línea eléctrica que tiró desde la cocina. Cuando saca el hígado y el corazón, los mira mientras los envuelve en un papel y piensa; -¡Estos pal matarife con su refrito cebolla!.
Una vez resuelto el problema de la carne…
–Y no sevá poné contenta ni ná la Juana. Le van a vorvé a salí los roetes de la caeras como cuando moza.
Como decía; una vez resuelto el problema de la carne, se iba a dedicar a lo que a él le gustaba, ir a por los “Listos”. También los llamaba ”Los enseñaos”.
– Pa apañá un marrano enseñao hay que sé mas listo que él o tené la juerte que se enquivoque. Que los años también les merman las entendeeras como a los cristianos.
No había vuelto por el huerto del Jacinto desde que falló la cierva. (¡Mal rayo meparta!, estaba yo ese día “mal capao”). Cuando llegó hizo un reconocimiento, y vio que aquello estaba “tomao”. Agrupó las piedras de la higuera blanca, que alguna res había tirado. La higuera tenía una rama desgajada por la parte de atrás, que dejaba un hueco al aire, y por lo demás todo igual. La baña más grande, mas turbia y con pisás de todos los tamaños. Con un palo cruzó varias veces el barro de los laterales de la baña, dejando varias rayas profundas. Y como era temprano se fue para su casa, no sin antes recoger una cebolletas bravías rebrotadas de las que salen en los huertos de cebolla cuando no se recogen todas y granan los tallos. Mientras las recogía se le hacia la boca agua. – “Un guen almuerzo, una guena siesta y que tiemblen los marranos que aquí está el Calzones”.
Don Alberto, el cura párroco, le pasaba de vez en cuando un poco de vino de consagrar, y lo tenía en una botellita escondido en el granero. Se puso un vasito mientras doraba las cebollas, y troceaba el corazón y los hígados de la pepa. Después los mezcló y dejó que se hicieran bien, para añadir finalmente unas papas menudillas de la rebusca, que guardaba para sembrarlas.
-Tengo bastantes pa sembrá, asín que estás me las jinco yo.
Entre que las vísceras abultaban, a más del montón de cebollas que echó, y las papas, “la perolá” que salió era como para un regimiento.
-¡Más vale que zozobre a que zofarte!.
Se puso a comer temprano, mojando pan en la salsa, que eso sí, buen pan no faltaba en ese pueblo, porque por una tradición antigua, lo suministraba el ayuntamiento gratis a todos los vecinos. Unas hogazas de dos kilos que daba gloria verlas. La siesta, de “capitán general”, y con los apechuches medidos, al huerto del Jacinto.
–Voy a aguantá hasta la amanecía, y veremo que se cueze esta noche. Me da a mí que la chita marcá en el barrizo, es dun marrano majo.
Pero como todo no puede ser perfecto, el aire estaba…
-¡Cagondiez, está pa levantá enaguas!. Y amás revocón. ¡Cagondiez!
A las diez decidió preparar una cama a la vera de las piedras, para aguantar toda la noche. Estaba en estas cuando escuchó una tropa, los menos diez marranchones de todos los tamaños y un par de hembras más prudentes, que se tiraron a los higos y a la baña sin pensárselo dos veces.
-¡Cagondiez, los niños al recreo, cagondiez!
Cambió el aire, y el revoco les llego, formándose otra estampida.
-¡Ea, tós a tomaporculo!. Mejón asín, cagondiez.
De nuevo silencio, durante varias horas, el aire juguetón, de vez en cuando en la cara, de vez en cuando en la nuca, mal asunto.
Lo tiene de cara a las cuatro y media cuando oye en la barrera de enfrente, un ruido, muy ligero (“El Mario escucha lo que quiere” que dice Juana), como de rodar una piedrecita, silencio… (-¡Hay compadre!,¡Que joio!, tas parao a escuchá, tío listo). piensa Mario y se queda escuchando también él. Después de un rato vuelve a reanudar la marcha pero hacia la derecha, sin bajar al huerto. Va buscando el aire, pero el aire no está con el marrano y si con Mario, que lo oye cruzar el regajo cien metros agua arriba. Un chapoteo quedo y silencio de nuevo.
-Hay cabrón que me quieres coger los vientos por la recula.
Pero el aire, se pone de nuca a Mario, y a este se le dibuja una sonrisa muda en la boca, porque está oyendo al cochino acercarse por detrás. El guarro toma aire ansiosamente y no consigue ventear a Mario.
-Ah “listo” que tevás a equivocá. (Mientras que agarra la escopeta por la garganta), cuando pases pa´bajo te arreo yesca.
Pero el guarro no pasa, y lo oye comer a menos de dos metros por detrás, está comiendo higos blancos de la misma higuera en la que está puesto Mario. La rama desgajada está medio seca y los higos verdes que tenía han madurado antes al secarse. Casi puede tocar al cerdoso, pero no quiere volverse para no hacer ruido. Se lo comen los nervios, y se acaba girando por el lado derecho del tronco de la higuera. Lo ve perfectamente por el agujero de la rama caída. Empieza a sacar la escopeta, está en una postura muy incómoda, apunta al marrano al que vé solo la mitad alta del lomo (-Suficiente), se apoya en el troco del árbol por lo incómodo, asegura la puntería … y… dispara… …¡click!. La escopeta pica en falso el viejo cartucho.
-¡Cagondiez!, ¡Cagondiez!, ¡Cagodiez! (piensa). Pero el cochino que ha levantado la jeta con el click, sigue comiendo, le apunta con el izquierdo, (el que agrupa como una lavadora), y cuando va a disparar… nota el aire que vuelve a revocar…y ahora sí… el cochino salta como un atleta y desaparece en la noche, dejando a Mario con dos palmos de narices.
- Mejón asín, ni tú ni yo lo vemos hecho bién, lo dejaremos pa otra vez, cay más días que ollas. Se echó los trebejos al hombro y se fue para su casa más “ancho que Pancho”. Como si hubiese matado el guarro más grande del mundo.
Volver arriba Ir abajo
javigb
Moderador
Moderador
javigb

Mensajes : 2932
Fecha de inscripción : 21/03/2011
Edad : 49

Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades Empty
MensajeTema: Re: Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades   Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades Icon_minitimeMiér 12 Ago 2015, 11:35

Genial relato al igual que el primero. FELICIDADES Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades 1808262541 Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades 1808262541 Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades 1808262541 Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades 1808262541

_________________
Imposible es sólo un estado de ánimo.
Vive tu vida de tal manera que cuando tus pies toquen el suelo por la mañana, hasta el Diablo se estremezca y diga...."¡¡¡Hostiaaaaa...  Este tío ya se levantó....!!!
Volver arriba Ir abajo
llabanquetu

4ª
llabanquetu

Mensajes : 1451
Fecha de inscripción : 15/07/2013

Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades Empty
MensajeTema: Re: Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades   Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades Icon_minitimeMiér 12 Ago 2015, 22:41

Menos mal que tus relatos nos entretienen la espera del inicio de temporada
Volver arriba Ir abajo
llabanquetu

4ª
llabanquetu

Mensajes : 1451
Fecha de inscripción : 15/07/2013

Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades Empty
MensajeTema: Re: Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades   Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades Icon_minitimeMiér 12 Ago 2015, 22:41

Repetido
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades Empty
MensajeTema: Re: Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades   Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 
Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Caza & Armas :: Cap II. Calzones Sucios y las Dificultades Zzzzzz12LA CHIMENEA :: Relatos-
Cambiar a: